Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

Espacio del Lector

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Como la mayoría de mis lectores y conocidos saben, llevo ya casi 15 años escribiendo en internet siempre buscando crear conciencia entre la ciudadanía con un enfoque liberal. Es por ello que muchos de mis escritos en éstos años, sobre todo del 2005 a la fecha, se han enfocado en criticar a políticos conservadores, reaccionarios, que quieren mantener el status quo o que incluso proponen abiertamente regresar a épocas pasadas, como la docena trágica (1970-1982), como Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Después de mantener un discurso de confrontación, clasista, de odio, durante muchos años, mucho antes de las campañas del 2006 cuando era el Jefe de Gobierno del DF, y sobre todo después de su derrota con actos como la toma de Reforma que causó pérdidas millonarias a comerciantes de la zona, así como muchos empleos perdidos, desde hace un año AMLO cambió su discurso y empezó a hablar de amor. Incluso habla de fundar una "República Amorosa". Que todos los problemas de México se acabarán con amor y honestidad.

Hace 6 años acusó a los empresarios de ladrones y de ser quienes mantienen "al pueblo" en la pobreza junto con "la mafia del poder" encabezada por el PRIAN, el "innombrable" Carlos Salinas, Televisa y las 100 familias más ricas del país. Ahora con mensajes llenos de amor, perdón, se acerca a los empresarios, extiende su "mano franca" y habla de reconciliación. Incluso dijo que ya había perdonado a Felipe Calderón a quien durante 5 años no lo bajó de "espurio" y "títere de la mafia".

¿Es real el cambio de AMLO o es una simple estrategia política para llegar a la clases media y alta que no mayoritariamente no lo apoyaron hace 6 años por su imagen de odio, confrontación, que materializaban la idea de "peligro para México"?

A poco menos de 3 meses de las elecciones del 1º de julio, AMLO aparece en todas las encuestas serias en 3er lugar, con menos de la mitad de intención de voto que el puntero, Peña Nieto del PRI, y lo que es peor con casi el doble de votos negativos (gente que en la encuesta contestó que nunca votaría por él) que positivos (los que dijeron que votarían por él). AMLO y sus seguidores dirán que todo es un "complot", que esas encuestas están "cuchareadas", que es lo que la "mafia" quiere hacerle creer al "pueblo bueno". Basta seguir en twitter a 2 o 3 de sus simpatizantes, entre ellos al famoso "periodista" Federico Arreola, para ver toda esa negatividad, ese discurso de odio y confrontación que sus seguidores siguen exudando por todos sus poros hacia todo aquel que ose criticar a su "líder".

Si el discurso de amor de AMLO ni siquiera ha convencido a sus seguidores más fieles, quienes mantienen un comportamiento igual de conflictivo, es evidente que no ha convencido tampoco a quienes desde hace muchos años no le creíamos nada de lo que decía. Que tenga casi el doble de votos negativos que intención de voto no es gratuito y AMLO se lo ha ganado a pulso con más de 6 años de campaña de odio que no ha podido borrar en uno hablando de amor. Si AMLO hubiese aceptado sus errores y la derrota del 2006, si hubiese dirigido sus esfuerzos a unir al PRD, a la izquierda (whatever that means) mexicana, quizá hoy fuera en primer lugar en las encuestas, y no el PRI, quienes de un lejano 3er lugar en el 2006 hoy se perfilan a regresar a Los Pinos.

 ¿Pero por qué no es creíble el cambio de AMLO? Después de haber leído y escuchado muchas de sus propuestas y discursos en ésta campaña electoral, quitando la paja y enfocándose en lo medular, el contenido es el mismo que hace 6 años, lo único que cambió es el tono. Es cierto, ya no trae un tono de odio, confrontación, habla de amor y de perdón. Pero el contenido es el mismo, sigue proponiendo cosas imposibles de cumplir, sigue siendo un discurso populista, mercantilista setentero, que muchos mexicanos sabemos que no es el camino que debemos seguir como nación.

Al igual que hace 6 años, su diagnóstico es correcto, hay pobreza, hay desigualdad, mucha corrupción, oligopolios, monopolios, etc. Pero sus propuestas de solución no son las correctas. Es tal su desconocimiento en materia económica que lo dice y repite en cuanto foro se toca el tema, que el problema de México empezó en 1983, hace 29 años (Milenio, 31 de marzo del 2012 http://www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/e016369f45ae5ebb73d8b8aad4ae6238). Para él la docena trágica (1970-1982) no existió, los mandatos de Echeverría y José López Portillo fueron buenos, aún y que con ellos iniciaron las crisis, las devaluaciones, que dejaron endeudado al país (deuda que aún no hemos terminado de pagar, sólo se han ido renegociando), y sobre todo dejaron al gobierno lleno de burócratas y canonjías que hoy es imposible eliminar.

Se ha rodeado de empresarios mercantilistas como Fernando Turner que proponen devaluar el peso, quitar la libre flotación que nos ha funcionado muy bien en los últimos 15 años, dizque para hacer más competitiva a los empresarios exportadores. Como él, claro (AMEPI AC, Empresarios Mercantilistas, 3/sep/11 http://amepi-ac.blogspot.mx/2011/09/empresarios-mercantilistas.html). Devaluar, incrementar aranceles a la importación, o cualquier otra medida contraria al libre comercio no tiene beneficios positivos para la economía en el mediano y largo plazo. México no produce todo lo que consume, devaluar para beneficiar a una minoría (los exportadores) perjudica no a la mayoría, si no a toda la sociedad, pues todos somos consumidores y se causa una inflación. Eso ya lo hemos vivido en el pasado, en los 70's, 80's y 90's, y no se requiere tener estudios en economía o finanzas para saberlo, sólo se requiere sentido común.

AMLO sigue insistiendo en que PEMEX y el petróleo sean la palanca de desarrollo para México. Un verdadero jefe de Estado, con visión de largo plazo, un estadista, hablaría de las nuevas tecnologías, qué hacer para que las energías renovables sean la palanca del desarrollo de México. El petróleo ya es obsoleto. Si, nos da muchos ingresos (casi el 40% del presupuesto federal viene de PEMEX), pero no son eternos y esa dependencia petrolera es la que ha detenido la reforma fiscal. Los políticos, los burócratas, no tienen incentivos en realizar una verdadera reforma fiscal mientras tengan a PEMEX como su caja chica.

Por otro lado, AMLO habla de acabar con la corrupción en PEMEX, que si la hay y mucha. Pero no dice nada sobre su sindicato. ¿Por qué no propone acabar con las canonjías del sindicato? Además, PEMEX es un monopolio, y como tal no tiene incentivos de mercado para ser eficiente, productivo. El petróleo sería realmente una palanca de desarrollo para México si se pusiera a PEMEX a competir con empresas privadas. Y que todos paguen los mismos impuestos y regalías. PEMEX son fierros y burocracia, lo que vale es el petróleo. Como mexicanos, dizque dueños del petróleo, nos conviene maximizar sus ganancias en beneficios de todos, no en beneficio de una minoría que son los trabajadores de PEMEX.

No le creo a AMLO cuando habla que combatirá la corrupción si no incluye en su discurso a los sindicatos de burócratas con sus enormes beneficios que sólo sangran al Erario. Cuando un sindicato de burócratas presiona a un gobierno para aumentar sus beneficios y/o reducir su carga laboral es corrupción, pues usan al chantaje para obtener mayores rentas a costa del Erario, el dinero de todos los mexicanos. AMLO dice que unirá a PEMEX y a la CFE en una empresa, estatal y monopólica (Excelsior 23 de enero 2012 http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&orgn=rsssm&id_nota=804589). Eso simplemente agravará los problemas, la ineficiencia, la corrupción. ¿Por qué no propone que acabará con la electricidad gratis que reciben todos los trabajadores de CFE? ¿No es eso corrupción?

No le creo a AMLO cuando dice que combatirá la corrupción y ya premió al corrupto de Martín Esparza, líder del SME, con una diputación plurinominal (El Universal http://www.eluniversal.com.mx/notas/837721.html) y encabezando la lista, lo que significa que ya lo tiene garantizado. Además, ya les prometió que si gana creará una nueva empresa estatal de electricidad para darles trabajo a todo el SME. ¿Cómo puedes decir que combatirás la corrupción cuando te rodeas y premias a corruptos? ¿O sólo hay corruptos en los partidos de en frente?

¿Cómo creerle a AMLO cuando también premió a Manuel Bartlett con un escaño plurinominal en el Senado? (Terra Noticias http://noticias.terra.com.mx/asegura-bartlett-que-coincide-con-los-ideales-de-amlo,c997801a11556310VgnVCM3000009af154d0RCRD.html) ¿No ha utilizado la izquierda mexicana como verdad irrefutable que el PRI, de la mano de Bartlett, le robaron la elección en 1988 a Cuauhtémoc Cárdenas, con la "caída del sistema" y con ello ganó Carlos Salinas? ¿No premió Salinas a Bartlett con una secretaría y luego con la gubernatura de Puebla? ¿No nos habían dicho hasta el cansancio durante décadas que Bartlett era corrupto, asesino, y representante de lo peor del PRI? ¿Entonces todo lo que han dicho y afirmado tantas veces sobre Bartlett era mentira? Sólo hay de dos sopas, o nos mintieron antes o nos mienten ahora. Y conociendo el negro historial de Bartlett, yo creo que nos mienten ahora.

¿Y qué me dicen de Bejarano y su esposa Padierna, que le están coordinando su campaña en el DF? Aunque su tribu dentro del PRD, Izquierda Democrática Nacional, no obtuvieron muchas posiciones plurinominales a nivel federal (excepto la propia Padierna que quedó en la 4ª posición, asegurando la curul, Milenio, 4 de marzo 2012, http://impreso.milenio.com/node/9123361), si fueron los ganadores en los huesos a repartir en las delegaciones y la Asamblea Legislativa en el DF (24 Horas http://www.24-horas.mx/ebrard-y-bejarano-se-reparten-candidaturas-a-la-aldf/). AMLO y sus seguidores despotrican (con elementos reales) sobre la corrupción en el PRI (Moreira et al) y la del PAN (Larrazabal et al) pero son incongruentes con la viga en ojo propio.

¿Quién no recuerda los fajos de dólares (y las ligas) que recibió Bejarano, en ese entonces Secretario General de Gobierno en el GDF, brazo político de AMLO, de manos de Carlos Ahumada? ¿O a Gustavo Ponce, Tesorero del GDF, brazo financiero de AMLO, apostando en Las Vegas? ¿O qué me dicen de Carlos Imaz, esposo de Claudia Sheinbaum, que también recibió dinero de Carlos Ahumada? Imaz ya no está visiblemente en la política o equipo de AMLO, pero su esposa Sheinbaum si, incluso ya propuso que ella sería su Secretaria del Medio Ambiente si gana. Recordemos también que ella fue al responsable (aunque no le correspondía a la secretaría que encabezaba en el GDF) de la construcción del segundo piso del periférico. Obra que hasta el día de hoy no sabemos cuánto costó ni qué empresas la construyeron, ni el detalle de los materiales usados. ¿Por qué esconder esa información que debería ser pública si no hay nada que ocultar?

Y le puedo seguir pero no es el caso. El problema es que AMLO habla de que "la honestidad es la base" pero esta rodeado de corruptos. (La primera plana, http://laprimeraplana.com.mx/elecciones-2012/la-honestidad-es-la-base-dice-amlo-y-su-equipo-lo-desmiente/). Sus seguidores dicen que él vive con sobriedad, que no tiene dinero, que sólo ha vivido de los 50 mil pesos que recibe de la Fundación Honestidad Valiente, pero no dice de dónde obtiene esa fundación ese dinero. (Jorge Fernández Menéndez, Excelsior, 21 de marzo del 2012, http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=nota&seccion=opinion&cat=11&id_nota=820142). Suponiendo sin conceder que él realmente es honesto, incorruptible, amoroso, ¿por qué te rodeas de mugre? Esa incongruencia es lo que impide que le creamos. Por eso sigue en el tercer lugar y con más votos negativos que positivos.

Para que el discurso de AMLO sea creíble tendría que deshacerse de todas esas pésimas compañías, romper totalmente con las dirigencias corruptas del PRD, PT y Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano). Tendría que agregar a su discurso que no sólo quitará a Elba Esther Gordillo, sino también a Deschamps en el sindicato de PEMEX, a Rodriguez Alcaine en el de la CFE, a Joel Ayala en la federación de sindicatos de burócratas, y un larguísimo etcétera de líderes charros. Pero no basta con cortar cabezas, sino que tendría que prometer terminar con los contratos colectivos existentes para acabar con las canonjías que tienen. Entonces si sería real, creíble, el discurso de AMLO que va a combatir la corrupción.

Para poder creerle a AMLO que combatirá a los monopolios y que realmente quiere que el petróleo sea palanca de desarrollo y beneficie a todos los mexicanos, tendría que abrir el sector a la competencia. Nadie dice que se tiene que privatizar el petróleo, ni siquiera vender a PEMEX, simplemente ponerla a competir. Igual con la energía eléctrica, en lugar de prometerle nuevas paraestatales al SME, debería permitir que cualquiera pueda producir energía (y si es con tecnologías renovables mejor) y venderla a quien sea. Eso si abarataría el costo de la energía.

Sin embargo AMLO sigue con el mismo discurso del 2006, en tono amoroso, pero con el mismo contenido. Promete aumentar subsidios como bajar precios a las gasolinas y a la electricidad, (Animal Político, 18 de marzo de 2012, http://www.animalpolitico.com/2012/03/amlo-propone-bajar-el-precio-de-las-gasolinas-y-la-luz/), que sólo benefician a quien más tiene y consume, lo que es una medida bastante regresiva fiscalmente hablando. Y todo lo planea resolver bajando a la mitad los sueldos de los altos funcionarios y con austeridad, sin embargo su equipo de allegados está lleno de corruptos.

Dice que construyendo refinerías se resuelve el problema de la gasolina, ¿Para que las administre el corrupto sindicato de PEMEX que exige 3-4 veces más personal del necesario? La refinación no es negocio, la exploración y explotación de petróleo si, construir refinerías sería un pésimo negocio para los mexicanos. Lean por favor estas ligas para ver bien el detalle, los argumentos de por qué la refinación no es negocio: http://no-al-populismo.blogspot.mx/2012/03/refinando-reforma-pemex.html

http://no-al-populismo.blogspot.mx/2012/02/bajaria-amlo-la-gasolina.html

http://no-al-populismo.blogspot.mx/2012/02/negocio-centavero.html

 

Las propuestas de AMLO son las mismas, aderezadas con algunos cambios, y sazonadas con un discurso amoroso, pero sigue siendo el mismo populismo mercantilista setentero que ya tuvimos entre 1970 y 1982 y que sumió a México en una crisis que nos hizo perder la década de los ochentas y cuyos daños aún estamos pagando. En éstas dos ligas podrán ver con detalle los 50 puntos de proyecto alternativo de nación de AMLO en el 2006 y mis argumentos. Verán que poco ha cambiado: http://no-al-populismo.blogspot.mx/2006_01_01_archive.htmlhttp://no-al-populismo.blogspot.mx/2006_02_01_archive.html

AMLO ya no es un peligro para México, y no lo es no porque sus ideas o él haya cambiado. Ya no representa un peligro porque va en un lejano tercer lugar y no va a ganar. Seguramente sus seguidores, que no son pocos, dirán que nuevamente la mafia robó las elecciones, y seguirán quejándose por otros años. Muy probablemente lanzarán al peje en el 2018, por 3ª ocasión como lo hicieron con Cárdenas, pues la izquierda mexicana tiene un problema de caudillismo, tlatoanismo, muy grave. Siempre están esperando a un líder salvador que resolverá todas las cosas, siempre renegando del poder individual del ciudadano. Se dicen juaristas, pero no son liberales como Juárez. Mientras no cambien su mentalidad anquilosada con dogmas de finales del siglo XIX y principios del XX, con su anacronismo de la lucha de clases, y no piensen y se aterricen a las necesidades del siglo XXI, seguirán siendo el eterno tercer lugar en la política mexicana.