Diez millones

Salvador Reding

Los tontos o el precio de la fuga

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

En política es lenguaje común hablar del pago de facturas. Los errores tienen precio, y se pagan sin que intervenga la voluntad del deudor. En eso de pagar facturas políticas de error tras error, el gobierno de Peña Nieto se ha convertido en deudor permanente, y lo grave es que no aprenden.

Hacen una tontería importante para la imagen del gobierno e intentan justificarla, o desviar la atención, y hasta ahora no han podido ni ser ciudadanamente justificados ni desviar la atención, para que el pueblo y los medios crean que fueron otros (los que sean) los culpables, o que “aquí no ha pasado nada”.

Leer más...

No se gobierna solo, sino con equipo humano

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Un Jefe de Estado no hace todo el trabajo, para eso están sus colaboradores. Quien encabeza un gobierno debe tomar determinadas decisiones importantes, aprobar otras y sobre todo, ser líder. Pero no gobierna solo.

Cuando se piensa en candidaturas a la presidencia, por ejemplo, se centra demasiado la discusión en una sola persona. Ésta es la más importante, pero no la única. Aplica el principio de “dime con quién andas y te diré quién eres”. El entorno humano en el que se desenvuelve una persona que aspira a gobernar un país, es determinante para saber qué se puede esperar de ella si llegara al poder.

Las principales decisiones que toma esa persona son las designaciones de aquellas otras personas en cuyas manos pondrá la responsabilidad de atender un área de gobierno. Por eso es importante saber de quiénes se rodea y se ha rodeado.

Leer más...

Elecciones en los EUA: Catch-22, lo que salga pierdes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La expresión Catch-22, común entre los angloparlantes, hace referencia a una novela que lleva ese título, y que se refiere a condiciones absurdas para los soldados americanos en la Segunda Guerra Mundial. Catch-22 es un dilema en donde paradójicamente, lo que decidas, lo que hagas, pierdes. Callejones sin salida, pues.

Pues la elección presidencial en Estados Unidos el 8 de noviembre está en el caso, sólo uno de dos candidatos puede ganar, los independientes ni cuentan, sus candidaturas son testimoniales. Hillary Clinton o Donald Trump: malos, peligrosos candidatos los dos.

Leer más...

Un gobierno de prosperidad pero algo más

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Un país destrozado tras la peor guerra que conocía la historia, la llamada Gran Guerra y teniendo que pagar los daños ocasionados por haber sido el agresor, Alemania, se recuperaba lentamente en los años veinte y principios de los treinta del siglo pasado, y de pronto resurgió de sus cenizas.

¿Quién fue el gran artífice de la recuperación alemana, de reconstruir su economía y prepararse militarmente, violando el Tratado de Versalles? ¡Adolfo Hitler!

El Tercer Reich alemán, bajo el férreo control del Partido Nacional Socialista, el del nazismo, llevó a Alemania a una enorme prosperidad, que le permitió iniciar una guerra más terrible que la 1914-18 y sostenerse varios años frente a la mayor parte de Europa y luego de los Estados Unidos.

Leer más...

Eso 'Bueno' que también cuenta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Tiene razón Enrique Peña Nieto en que lo bueno también cuenta. No hay duda. Pero hay dos dificultades en su reconocimiento, ¿cuándo sucedieron esas buenas cosas? Y ¿quién hizo esas buenas cosas? ¿Fue su gobierno, fue la sociedad?

Es práctica política arrogarse todo lo bueno que sucede en un ámbito de gobierno, y de paso encontrar responsables externos para denunciarlos como culpables de todo lo malo que sucede. Por supuesto no siempre se lo cree la gente.

EPN tiene un gran problema, porque a pesar de su insistencia en que lo bueno también cuenta, la ciudadanía ni lo ve y menos lo reconoce como SU obra de gobierno.

Leer más...