Diez millones

Encuestas y segundo debate

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Encuestas vemos resultados no sabemos. Josefina Vázquez Mota puede ganar la elección del próximo 4 de junio en el Estado de México. ¿Está loco? —exclamarán algunos lectores—, ¿qué no ve las encuestas? Precisamente porque las tengo a la vista pienso lo contrario de lo que retratan. En el cúmulo de sondeos publicados en los últimos días hay algunos a los que sólo les falta la leyenda, en letra chiquita: “inserción pagada por el PRI-gobierno mexiquense”. La maniobra es burda y la han repetido muchas veces.

Es una táctica de guerra psicológica con varios propósitos: derrotar anímicamente al contingente adversario y crear pánico entre los simpatizantes de Acción Nacional, para motivar el llamado voto útil a favor del candidato del cártel gobernante, el que por sus propios méritos nunca podría conquistar la adhesión de este importante segmento de electores, ya que repudiamos la continuación del octogenario régimen de rapiña imperante en la entidad.

Hace un año los candidatos del PAN ganaron en Aguascalientes, Chihuahua y Tamaulipas, también triunfaron los de la alianza PAN-PRD en Durango y Quintana Roo. ¿Qué decían las encuestas apenas unos días antes de los comicios? Les auguraban severas derrotas.

En Aguascalientes, ocho días antes; a Lorena Martínez (PRI) le daban 30.5 y a Martín Orozco (PAN) 25.8. Ganó Martín con el 43.81.

En Chihuahua, cuatro días previos; le daban a Enrique Serrano (PRI) 44.0 y a Javier Corral (PAN) 34.6. Triunfó Javier con el 39.68.

En Tamaulipas, a dos semanas de la cita en las urnas, a Baltazar Hinojosa (PRI) 32.6. y a Francisco J. Cabeza de Vaca (PAN) 26.5. Francisco salió victorioso con el 50.15.

En Durango, dos semanas antes, decían que Esteban Villegas (PRI) tenía 50.0 y José Rosas Aispuro (PAN-PRD) 39.0. Rosas llegó al gobierno con el 46.06.

En Quintana Roo, a cuatro días de la elección, a Mauricio Góngora (PRI) 46.0 y a Carlos Joaquín (PAN-PRD) 34.0. Éste tomó el poder estatal con el 45.08. No es casual que en la víspera del segundo debate entre los candidatos del Estado de México se haya descargado una andanada de encuestas adversas a Josefina. Desde el principio de la competencia ella ha sido la candidata a vencer. La quieren frenar a encuestazos. Presentan como los punteros a Del Mazo y Delfina y mueven a sus agentes para que el voto azul se decante por el príncipe heredero de la monarquía atlacomulquense. No hay que caer en su juego y votar por Josefina y el PAN.

Segundo debate: PRI y Morena populistas. En esta nueva confrontación se reconfirmó lo que ya comenté sobre el primer debate. Entre el tricolor y los morenos no hay diferencias de fondo. Vean sus promesas electorales; todas consisten en regalar dinero para controlar a las masas. Son dos caras de la misma moneda, lo único que los distingue es que Delfina —y su álter ego, AMLO— lo quiere hacer al estilo venezolano, su modelo va sobre la senda de su patrocinador intelectual el chavismo-madurismo; mientras que el populismo a lo Del Mazo ya lo sabe hacer a la brasileña (Odebrecht) y a la española (OHL), bajo la ideología hankista : “el que reparte y comparte se queda con la mayor parte”.

Vázquez Mota denunció que Del Mazo creó un “narcoparaíso” cuando gobernó Huixquilucan. La policía municipal cuidaba a los grandes capos del crimen que ahí residieron. Lo conminó a que respondiera, frente a las cámaras a su directa y grave acusación. El interpelado guardó un elocuente silencio, una loza de estupor cayó entre los invitados que presenciamos el debate en la sala del IEEM. Llegados a este punto no cabe sino exclamar ¡Del Mazo es un peligro para el Estado de México!

 

@ L_ F_ BravoMena