Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

La Tregua

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Juárez es Amor

Sofocada la declaración en la mayoría de los medios de comunicación, fue imposible enterrarla o desaparecerla del conocimiento de la opinión pública. Las redes sociales hicieron lo suyo: Liberarla del Intento de censura y sacarla del control oficial sobre la información. A mí me llegó la declaración por video a través de whatsapp. Fue una conmoción para la clase política priísta, porque el Papa Francisco, a quien trataron de utilizar para sus fines políticos, les puso una exhibida mundial. Desnudó el gran engaño con el que se engatusa a buena parte del país, la supuesta limpia de narcotráfico en Juárez que presume el gobernador César Duarte Jáquez.

Fue el 18 de febrero, de regreso a Roma y a bordo del avión que lo transportó desde Ciudad Juárez, cuando el Papa soltó a los 75 periodistas de la fuente que lo acompañaban, que en la frontera Mexicana se vivió una tregua entre narcos para asegurar su estancia en la ciudad.

El Pontífice aseguró, hablando en italiano: “En Ciudad Juárez había un pacto de 12 horas de paz por mi visita, después seguirán luchando entre ellos los traficantes”.

Desmoronado el cuento de hadas que pinta a Chihuahua como una entidad libre de los graves problemas de inseguridad que realmente padece, por el mismo hombre que casi fue divinizado por el oficialismo priísta, la respuesta de Duarte fue tan vulgar y absurda que tuvo que ser minimizada en el conjunto de los medios.

El que actuó como sacristán en la visita del Papa a Ciudad Juárez y quiso ser hasta el monaguillo de la misa multitudinaria, ¡desmintió ni más ni menos que al Papa!

Respondió el gobernador de Chihuahua, César Duarte: “El avance en materia de seguridad, en Juárez particularmente, ha sido sólida, hemos combatido de frente a los dos grupos que se han identificado en la zona”, y añadió,”La verdad es que son especulaciones de quien no quiere a Juárez, de quien quiere que la imagen de Juárez sea de nuevo negativa”.

En el coro del servilismo la fila de las aclaraciones y distintas interpretaciones fue larga, pero en primer lugar estuvo el secretario de Gobierno, Mario Trevizo, para quien fue una mala interpretación de las palabras del Papa: “No hubo tregua, imagínese, tregua con quién, lo que el Papa dice y valoró es que su estancia en Juárez no hubo ningún incidente que lamentar”. O sea, para el secretario de gobierno, no hay que traducir del italiano al español lo que Francisco dijo, sino interpretar lo que quiso decir. Un remedo del papel que Rubén Aguilar jugaba como intérprete de Fox. Por lo tanto el Papa no dijo lo que dijo según la versión oficial.

Don Javier González Mocken, alcalde de la ciudad fronteriza y de quién tengo buena impresión, fue más cuidadoso pero no menos engañoso: “No estuve yo presente en la declaración, pero aquí todos los días se lucha por mantener el orden y la paz, eso definitivamente no es una prioridad suspendida, sino es una prioridad permanente del Gobierno y prueba de ello es que desde el 2010 tenemos paz y tranquilidad”.

El nivel de cinismo político que Duarte ha instalado en Chihuahua rompe todas la épocas y trastoca cualquier límite imaginable. Desvelado el pacto del silencio sobre la realidad del narco en Juárez, por la sinceridad y la autenticidad de un Papa que no cuida las formas del protocolo político ni anda cuidándole su imagen a los gobernantes, ahora Duarte pretende convertir al Papa en mentiroso, cuando si alguien práctica la mentira como método, instrumento y fin de sus trapacerías es el gobernador de Chihuahua. Mitómano como nadie, megalómano como pocos en el país.

César Duarte presume que él acabó con la inseguridad en Chihuahua. De hecho por ahí trata de justificar o exonerar el bandidaje que se ha hecho al erario estatal. Pero los números lo desmienten. Lo que se hizo fue reubicar a las mafias del narcotráfico en la Sierra de Chihuahua, y negociar con los grupos delictivos para distribuir las plazas. Esta semana la revista proceso ha documentado ese vínculo estrecho entre el actual gobierno, su partido y capos del narco que han ido a postular a personeros y familiares en diversas alcaldías de Chihuahua.

Por eso los dichos de Duarte y sus cómplices quedan exhibidos al contrastarlos con la realidad, ¿paz en Juárez? De acuerdo con informaciónón del Observatorio Ciudadano, la tasa de homicidios dolosos en Juárez aun supera en un 34% a la media nacional, y la de robo de vehículos es superior en un 9.5% a la tasa nacional.

Pero… ¿y si nos vamos a revisar la situación del estado grande? de acuerdo al Informe de víctimas de homicidio, secuestro y extorsión 2015, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de la Seguridad Pública el año pasado nuestro estado ocupó el tercer lugar en homicidios dolosos, sólo después del Estado de México y Guerrero, somos una de las cuatro entidades que concentra el 35% de los casos por este delito, y hablamos sólo de cifras oficiales, de reportes de las averiguaciones previas y carpetas de investigación iniciadas por las agencias del Ministerio Público.

El reciente informe sobre la Situación de México de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, mismo que el gobierno federal -¡qué raro!- ha salido a descalificar, menciona que entre 2011 y 2013, las entidades que presentaron las tasas más altas en homicidios de mujeres fueron Guerrero, Chihuahua y Tamaulipas. De acuerdo a información del organismo alrededor del 90% de las mujeres víctimas de violencia en el estado son menores de 18 años.

En enero el departamento de Estado de Estados Unidos renovó su alerta de viajes en el que pide evitar visitar los estados de Chihuahua, Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Oaxaca.

La alerta mantiene a Ciudad Juárez e incluye una precaución para la localidad de Palomas, y al área urbana de Ojinaga, y las ciudades de Nuevo Casas Grandes y Casas Grandes.

En el informe destacan que “crimen y violencia siguen siendo problemas graves en todo el estado de Chihuahua, particularmente en la porción sur del estado y en la Sierra, incluyendo Barrancas del Cobre”.

En el estado no hay día que no sepamos de un asesinato o de una ejecución, preguntemos a los habitantes de la sierra que tienen que vivir con el temor de que sus casas sean saqueadas o de padecer enfrentamientos entre grupos criminales. La Sierra de Chihuahua, está hoy asolada por la delincuencia organizada, los homicidios en la zona del triángulo dorado se han disparado de manera exponencial, pero nadie dice nada pues impera el miedo de la población y la impunidad por parte de las autoridades. Hay municipios en los que incluso se ha tenido que aplicar un toque de queda.

La CIDH señala a nuestra entidad entre las que recienten de manera particular la violencia relacionada al narcotráfico y al crimen organizado, problemáticas que se han visto reflejadas en amenazas y reclutamiento forzado de personas.

De acuerdo al INEGI, de 2009 a 2014 alrededor de 185 mil personas dejaron su lugar de residencia a otras entidades del país por motivos de inseguridad y violencia, Chihuahua y Tamaulipas son las entidades más afectadas.

Este año conocimos la tragedia de las desapariciones, en Chihuahua tenemos al municipio que Amnistía Internacional ha tomado como emblemático en la materia Cuauhtémoc, mismo que registra 351 personas desaparecidas, mientras que en todo el estado desde 2007 han desaparecido 1,698 personas, de las cuales 1,100 han ocurrido en el gobierno de Duarte.

El Registro Nacional de datos de personas extraviadas o desaparecidas realizado por la Secretaría de Gobernación y la Procuraduría General de la República ha colocado a nuestro estado en el quinto sitio con mayor número de desaparecidos, mil 540 hasta ahora y únicamente se habla de las desapariciones de las que se tiene un registro.

Las familias no sólo se enfrentan al desinterés, la mayoría han sufrido diversas formas de hostigamiento y amenazas, principalmente a través de llamadas telefónicas, de seguimiento por hombres desconocidos y de sugerencias de las propias autoridades para que desistan de impulsar investigaciones.

Pero estas cifras no inmutan al gobernador, al contrario, se rasga las vestiduras asegurando que ha llegado a poner orden y a regresarle la paz al estado, cuando organizaciones civiles han denunciado que en el viacrucis de exigir justicia las autoridades han demostrado su ineficiencia e indolencia.

Pero en este estado tampoco nos podemos quejar, ni exigir justicia, ni defender derechos; nuevamente es la Comisión Interamericana la que nos coloca como la segunda entidad con mayores reportes por agresiones contra defensoras y defensores de derechos humanos.

Es este el panorama que reina, en donde los narcos hacen y deshacen gracias al pacto que tienen con el gobierno, este viernes nos despertamos con la declaración de la hija de “El Chapo” Guzmán que declaró para The Guardian “El Gobierno rompió su promesa. Era un pacto que no respetaron. Ahora que lo capturan dicen que es un criminal, un asesino. Pero no dicen cuando se les pregunta por el dinero para sus campañas. ¡Son unos hipócritas!”

Son estos pactos que los gobernantes vergonzosamente hacen con los delincuentes los que no permiten asegurar un ambiente de seguridad a los ciudadanos, los que permiten que se fortalezca el pacto de impunidad en donde es posible que se impongan jefes policiacos y hoy con más frecuencia a candidatos mismos a alcaldías y sindicaturas.

Eso es lo que documenta el valiente e informado reportaje de Patricia Mayorga en Proceso de esta semana: “En el proceso electoral que vive Chihuahua, el crimen organizado hizo más evidente el control que ejerce en municipios serranos y de la zona noroeste e impuso candidatos y candidatas que contenderán por el PRI en la elección del próximo 5 de junio”.

“Previo a la designación de candidatos, integrantes del crimen organizado “operaron” para que aspirantes a candidatos declinaran o bien, les “pidieron” integrarse a campañas de determinado candidato que los criminales apoyan”. Es el caso documentado en el municipio de Bachiniva donde Arturo Quintana “El Ochenta”, presume voz en cuello el respaldo de su amigo César Duarte.

“Hartos del gobierno de César Duarte, ciudadanos que tienen la confianza y credibilidad en sus comunidades se dijeron dispuestos a contender pero en muchas regiones aseguran que no se los han permitido y los grupos delictivos aprovecharon que el PRI impuso a sus candidatos para colarse”-

Duarte sabe de eso, tan es así que esta semana declaró respecto de los candidatos que “hasta los criminales tienen a sus gallos, y habrán de apoyarlos como les sea posible para que sus intereses no se vean afectados”, si alguien debe saber con precisión y detalle las coordenadas de la narco-política es el gobernador Duarte, logró ni más ni menos una tregua entre los narcos para la visita del Papa.