Diego Fernández de Ceballos

Diego Fernández de Cevallos Ramos. Nace en México, D. F., el 16 de marzo de 1941. es un abogado y político mexicano, miembro del Partido Acción Nacional, que se ha desempeñado como diputado federal, senador de la República y candidato a la Presidencia de México en 1994.

 

 

Y lo parió la democracia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

No es fácil hallar en el mundo que llamamos civilizado a detractores de la democracia. Los reclamos suelen dirigirse a los insuficientes o malos resultados que su falsificación produce a causa de políticos y gobiernos incompetentes y corruptos, soslayándose con frecuencia la parte de responsabilidad que corresponde a ciudadanos apáticos, claudicantes o transgresores habituales de la ley.

Pero a la democracia se le tiene en sí misma como virtuosa, al ser considerada una forma de vida y estilo de gobierno donde el pueblo ejerce su soberanía a través de autoridades constituidas por él y conforme al orden jurídico vigente, obligatorio para gobernantes y gobernados.

Leer más...

Están de moda, ¡cuidado!

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Por el primer centenario de la promulgación de la Constitución de 1917 se han dado en los ámbitos jurídico y político muy merecidos reconocimientos a la nobilísima tarea de aquellos grandes mexicanos que supieron dejar atrás el estruendo de las armas para ir en pos del imperio de la ley y de la vida de las instituciones.

No fue fácil dar ese paso. Hervía la sangre de la Revolución, estaban vivas las pasiones de los combatientes, no se habían superado los agravios ni desterrado los intereses de facciones, por eso sobrevinieron muchos asesinatos de líderes y caudillos. Carranza, Zapata, Villa, Obregón y muchos más fueron acribillados. Eso demuestra que de la violencia a la pacificación tiene que mediar un proceso civilizatorio.

Leer más...

'Por ahí te andan buscando'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A mitad del siglo pasado asoló Querétaro un funcionario de nivel medio, pero violento. Sus constantes fechorías acrecentaban su fama de atrabiliario. Agredía al que fuera, se hacía de lo ajeno sin miramientos y no requería de la voluntad de las mujeres para hacer en ellas la propia (te hablan Trump).

Pues una noche lluviosa en la carretera Panamericana, por el poblado El Colorado, el susodicho estaba al frente de un operativo sanitario contra la fiebre aftosa, mortal para el ganado. Detenían a los vehículos, se les hacía pasar sobre desinfectantes y se les permitía continuar.

Leer más...

Que Goliat triunfe y sea reelecto

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

GOLIAT al frente del país más poderoso de la Tierra. De aquél pueden venir atropellos y atrocidades, incluida una conflagración mundial.

Ha probado ser nefasto y de alta peligrosidad como persona, como funcionario y como político. Se ha ganado el rechazo mayoritario de los norteamericanos y de cientos de millones que habitamos el planeta, a muchos de los cuales ha amenazado con exterminar, como a los musulmanes.

Leer más...

Aún tiene tiempo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Si usted analiza el repudio al “gasolinazo”, hallará que primero fue contra el Presidente, como responsable de las políticas que adopta su gobierno, pero pronto la sociedad dirigió sus baterías, también, a la alta burocracia, los partidos políticos y todo lo que sea o parezca institución de gobierno en sus distintos niveles. El aumento de precios fue la gota de hiel que derramó, una vez más, el vaso.

La medida gubernamental solamente desbordó  “el estado de ánimo social”, saturado de impotencia y coraje ante los errores, mentiras, abusos, dispendios y descarados latrocinios de muchos funcionarios y políticos. Jamás alcanzará el agua que debe regresar a todos si unos cuantos dicen almacenarla en una coladera.

Leer más...

Por mi parte, está bien

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Sumarse, con información suficiente, al repudio ante un acto de gobierno es lícito y puede ser un deber ético. Sin ese requisito hallaremos incomprensión, manipulación o mala fe.

Los atropellos de muchos gobernantes tienen a la sociedad lacerada, oprimida y en busca de cambios radicales, principalmente porque buena parte de la llamada clase política sigue haciendo ostentación obscena de abusos.

La actual turbulencia nuevamente acredita que pueblo y gobierno viven y reaccionan en función de las coyunturas. Cada problema se analiza, juzga y decide de manera aislada, ignorando algunas veces las causas mediatas e inmediatas que lo generan, y sin valorar diversas posibilidades y sus consecuencias. Por eso surgen ocurrencias, desatinos, confrontaciones y queda insatisfacción permanente, nutrida de verdades a medias y mentiras totales. De unos, para justificar sus yerros; de otros, para embaucar; quedando en medio ciudadanos de buena fe.

Leer más...

'La regla de platino'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La capacidad de asumir perspectivas más amplias y profundas puede llevarnos a expresiones más elevadas de las normas éticas tradicionales. La regla de oro, por ejemplo, reconocida por la mayoría de las tradiciones religiosas, afirma esencialmente la necesidad de ‘tratar a los demás como nos gustaría ser tratados’. Pero, cuando uno alcanza otra perspectiva, puede darse cuenta de que el modo en que le gustaría ser tratado difiere del modo en que los demás quisieran ser tratados. Esa comprensión, precisamente, ha alentado la “regla de platino”, según la cual, es necesario ‘tratar a los demás como a ellos les gustaría ser tratados’. De este modo, la “regla de platino” honra la amplia diversidad de sensibilidades y estructuras de conciencia, pidiendo a los practicantes éticos avanzados que asuman la visión de los demás y actúen desde ahí. El filósofo Karl Popper articuló la “regla de platino” cuando dijo: Aunque la regla de oro sea un buen estándar, puede ser mejorado tratando a los demás, SIEMPRE QUE SEA POSIBLE, del modo en que a “ellos” les gustaría ser tratados. (Las mayúsculas son mías).

Leer más...

Abandono y acoso imperdonables

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Fuerte, justo y apremiante fue el reclamo.

No es la primera vez que el secretario de la Defensa Nacional, general Salvador Cienfuegos, llama al Poder Legislativo —y en lo concerniente al Ejecutivo— para definir con claridad y precisión cuál ha de ser el desempeño de las fuerzas armadas. Inquirió: ¿quieren que regresemos a los cuarteles?, lo haremos gustosos y de inmediato. Dijo que sería el primero en levantar, no una, sino las dos manos para regresar a sus tareas constitucionales. (Igual se ha expresado el secretario de la Marina Armada de México, almirante Vidal Francisco Soberón.) ¿Quieren que continuemos en labores que corresponden a las policías estatales y municipales?, que se nos dote de un marco jurídico que precise dónde, cómo y cuándo debemos actuar.

Leer más...

Que le suceda como a los burros

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El resultado de las elecciones estadunidenses sacudió al mundo y no pronto se recuperará la calma.

Frente a la algarabía de los que votaron por Trump, gobernantes de muchos países, analistas profesionales y ciudadanos de todas partes hemos deambulado entre la sorpresa, la frustración, la incertidumbre, el agravio, el temor, el pánico y la coincidencia de la necesidad de defendernos.

Leer más...

Todos lloran por él

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Todos somos únicos e irrepetibles, pero algunos son extraordinarios y trascienden su tiempo. Sus luces y sombras los hacen inmortales, aunque sus cuerpos terminen incinerados.

Fue enorme el valor y la audacia de Fidel Castro, acompañado del Che Guevara y un grupo de cubanos, para derrocar en 1958 a Fulgencio Batista, sátrapa que hizo de la isla botín de canallas y —negocio de por medio— prostíbulo barato para los yanquis.

Triunfó la Revolución… pero llegó para quedarse, arrasando derechos humanos. Fue patriótica la defensa de Cuba frente a la criminal y obcecada agresión del imperio norteamericano. Conforme al catecismo comunista, la lucha era “por la emancipación del pueblo”, al grito de ¡PATRIA O MUERTE!, ¡HASTA LA VICTORIA, SIEMPRE!

Leer más...

Mientras se va o… 'lo echan'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Va para usted una propuesta que me parece excelente, con la salvedad de que hay muchos funcionarios honestos y serviciales. Se difundió en las redes y su autoría la desconozco:

ANTE LA ADVERSIDAD EL TALENTO.- Me despertaré y me daré cuenta que mi mundo ha cambiado. No porque un idiota ha llegado a gobernar la nación más poderosa del mundo. No porque las bolsas de valores se han caído ni porque las monedas del mundo se han debilitado, o porque las economías se abrumarán o porque la tensión mundial aumentará. Hoy me depierto ante la realidad de un juego nuevo, nuevas reglas, nuevas oportunidades, nuevos retos. El área de confort que nos aletarga se ha trastocado, es hora de pensar, pensar y pensar.

Leer más...