Diez millones

Diego Fernández de Ceballos

Diego Fernández de Cevallos Ramos. Nace en México, D. F., el 16 de marzo de 1941. es un abogado y político mexicano, miembro del Partido Acción Nacional, que se ha desempeñado como diputado federal, senador de la República y candidato a la Presidencia de México en 1994.

 

 

Pemex hoy, mañana y los 'huachicoleros'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aquí comenté la semana pasada que los avances nacionales son pocos y mal informados, pues prácticamente todo lo ocupa la nota roja del país y del mundo.

Por eso en este lugar, que MILENIO me permite y mucho agradezco, reproduzco brevemente algunas informaciones dadas por Pemex sobre sus rendimientos durante el primer trimestre de este año, y hago diversas reflexiones.

Lo dado a conocer no es para echar las campanas a vuelo, porque una golondrina no hace verano, pero es ciertamente un estímulo para continuar con rectificaciones fundamentales en la conducción y operación de esa gran empresa, que deberá seguir siendo propiedad de la nación.

Leer más...

Alí Babá nos salvará

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Para los avances nacionales no hay espacio, la información se agota en ignorancia, miseria, crímenes cotidianos, corrupción e impunidad que indignan a la sociedad.

Sin excusar la grave responsabilidad de los de arriba, analicemos lo que tenemos y cuál ha sido el comportamiento de los de en medio.

Tenemos diversidad étnica y vestigios de antiguas culturas que el mundo admira, ubicación geográfica privilegiada, un pasado que enfrentó con valor agresiones externas, clima sin mayores extremos, una superficie más grande que la de España, Francia, Inglaterra, Italia y Alemania juntas, un potencial humano y económico inmenso, y lo que tantos países quisieran tener: más de 11 mil kilómetros de litorales con el abrazo eterno de los mares. ¿Por qué, pues, las calamidades?

Leer más...

'Déficit de ciudadanía'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Y después de los escándalos de corrupción política, ¿qué sigue? Pues más escándalos. Los necesitamos. Son alimento social y válvulas de escape. De alguna manera mitigan el hambre y la sed de justicia. Por el momento nos evaden de otros infiernos, y nos halagan las noticias de que algún abusador es perseguido o ya fue atrapado. Y qué decir del fantástico recorrido en televisión por mansiones, edificios, yates, joyas, hallazgos de millones en efectivo —a veces vínculos con el narcotráfico— y mil caprichos de quienes tuvieron hace poco “el más alto honor de su vida” por gobernarnos. Todo esto produce una especie de orgasmo social emocional. En la antigua Roma los emperadores daban al pueblo pan y circo, ahora lo garantizado es el circo… pero en función permanente.

Leer más...

'El cielo aquí o en ninguna parte'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hay algunos que en su ambición de poder utilizan la esperanza y la fe de los ciudadanos y buscan, más que su voto, su entrega incondicional y ciega. No tienen límite en su desenfreno y locura, y son capaces de cualquier extravagancia e insensatez, porque todo lo justifica la nobleza de su propósito: salvar al pueblo, regalarle aquí el paraíso y dejar atrás todas sus calamidades ancestrales. No se asumen con luces y sombras, son perfectos, se tienen por Mesías y, por tanto, Redentores. No aceptan ciudadanos, sino súbditos fieles. Por ser adorables deben ser adorados. Desprecian la ley y las instituciones, pero se sirven de ellas en la conquista de su objetivo, para después mandarlas al diablo.

Leer más...

¿Quiénes son y con quiénes gobernarán?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Hace años un pueblo ancestralmente miserable estaba por elegir nuevo cacique, perdón, nuevo alcalde. Era domingo al medio día y de repente se vivió un estruendo infernal provocado por cientos de cohetones que dejaban en el cielo nubes negras como presagio de que todo seguiría igual.

En seguida comenzó la música de viento, con tamboras, trompetas, platillos y guitarrones, acompañada de ruidosas matracas. Rodeaban la plaza cordones con florecitas de papel, y abajo los refrescos y las democráticas tortas con mucha lechuga y poco jamón. Ocupaban el lugar no más de cien campesinos con las caras ajadas por el sol, el aire, el polvo y la pobreza. Ellos, con viejos sombreros sudados; ellas, con rebozos deshilachados. Veían con curiosidad la llegada de otros, sus iguales, pero acarreados desde cuadrillas algo distantes de la cabecera municipal.

Leer más...

Podemos perder hasta lo ganado

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Cuando coinciden idiotas, ignorantes y resentidos, generan tantas calamidades como las producidas por los simplemente bribones.

Son enormes los avances científicos y tecnológicos alcanzados en el mundo durante las últimas décadas. Basta constatar —por ejemplo— que los adelantos en las comunicaciones y en la medicina hace tiempo nos hubieran parecido fantasías. Satélites que surcan el espacio sideral, ondas electromagnéticas y pequeños aparatos personales nos permiten, entre otras cosas, ver y escuchar en tiempo real lo que se dice y sucede en la Tierra, en la estratósfera y en otros planetas cuando el hombre a ellos llega. Médicos que diseñan y corrigen genes en laboratorios, que manipulan robots para operar cerebros o sustituir corazones. Estos avances y muchos más coexisten con la ignorancia, la miseria y la expoliación de miles de millones de seres humanos, y la febril depredación que continuamente causamos al planeta.

Leer más...

Los amigos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Gracias, hijo David

Un año más LA VIDA me permitió compartir otra tarde con un numeroso grupo de amigos. Unos, personales; otros, de mi mujer y de mis hijos.

Había de todas las edades, de todos los niveles intelectuales y sociales, de diversas creencias, costumbres, vidas íntimas y tradiciones, de ideas políticas y religiosas opuestas y confrontadas. Era el mosaico de México, pero con una diferencia: había respeto y concordia. Llegaron de toda la República y del extranjero. Más de un centenar de niños gozaban su libertad en los jardines, mientras a cada uno de nosotros nos acompañaba nuestro pasado, con el debe y el haber que tenemos frente a México.

Leer más...

¡Si pudieran hablar los caídos!

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

En cualquier país que aprecie y respete la libertad, que busque la verdad y que quiera vivir en la justicia, ninguna institución pública debe quedar fuera del escrutinio ciudadano. Solamente la revisión constante y el enérgico reclamo de los gobernados pueden poner freno al ejercicio indebido del poder en sus distintos ámbitos y manifestaciones.

Sin embargo, es exigencia ética que toda crítica o acusación estén sustentadas, que sean ciertos los hechos que justifiquen el reproche.

Leer más...

Lo conocimos después de un empellón

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Sucedió en 1963 (hace 54 años) en la Facultad de Derecho de la UNAM.

Serían alrededor de las 7 de la mañana del primer día de clases en el tercer año, cuando un grupo de aproximadamente 60 estudiantes esperábamos la llegada de quien sería nuestro maestro, a quien no conocíamos en persona pero sí sabíamos de su prestigio. La materia iba a ser Derecho Penal.

Leer más...

Somos lo que hacemos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

He señalado en este espacio la proclividad de los mexicanos para encontrar en los demás la explicación y causa de nuestras dolencias y derrotas, personales y colectivas.

Los padres, los hermanos, el cónyuge, los maestros, los patrones, los socios, los empleados, “el sistema”, el régimen, el gobierno, “el exterior”, la globalización, el neoliberalismo, las lluvias y la sequía, y todo cuando nos rodea nos han impedido progresar y ser felices.

Leer más...

'Con la cabeza fría'

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Excelente inicio del nuevo embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez.

Inteligente y capaz, con trayectoria en el servicio exterior, será importante para el canciller Luis Videgaray y para el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo.

Sin olvidar que son más peligrosas las aguas mansas que las broncas —Obama, a la chita callando, deportó casi 4 millones de mexicanos—, recibamos con beneplácito, para usar una expresión diplomática, la línea del presidente Peña —en voz del embajador— frente al yanqui: no perder la cabeza. Ello, porque no se responde brutalidad con brutalidad, ni tope con tope. En la adversidad suele servirnos la inteligencia. No sometimiento ni claudicación, sino razón, talento y dignidad.

Leer más...