Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

Los egos y el Frente Amplio Opositor

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Que los políticos antepongan el interés de la nación a sus aspiraciones personales, por más legítimas que estas sean, es el anhelo que todos los ciudadanos tienen, pero este deseo no siempre es correspondido por estos personajes.

La experiencia ha demostrado que muchos políticos de este país han usado los puestos a los que llegan para satisfacer sus anhelos de riqueza y poder, es entonces cuando vemos sus desvergonzadas y cínicas maniobras y actos de corrupción dirigidos exclusivamente para enriquecerse aprovechando el poder que obtienen al lograr llegar a puestos públicos.

La ciudadanía está cansada de noticias en donde salen a flote los actos de corrupción de los políticos, sus familias y amigos.

En particular el partido político que más personajes ha llevado a la cima y después la sociedad los ha llevado a la cárcel es el PRI, no es que los otros partidos sean una dechado de virtudes, también tienen lo suyo, pero el PRI por mucho se lleva el primer lugar.

Y toda esta experiencia delincuencial y corruptora del PRI es la que les ha permitido enquistarse en el poder y mantener a todo el país sometido y empobrecido.

Es cierto, hubo 12 años de alternancia en la presidencia de la República, pero también es cierto que una gran parte de los estados del país durante esos 12 años siguieron siendo gobernados por el PRI y, como de todos es conocido, la principal fuente de financiamiento para las campañas políticas proviene precisamente de los estados, gracias a la opacidad en el manejo de los recursos financieros de los mismos.

También es cierto que en varias oportunidades el PRI ha reciclado estrategias que le han permitido aferrarse al poder y que sigue utilizando una y otra vez con mínimas variaciones.

Entre las estrategias que le han dado al PRI los mejores resultados está la de crear partidos supuestamente de oposición, hoy llamados satélites, para simular una competencia democrática en el país. Así tenemos, por ejemplo, al PARM (Partido Auténtico de la Revolución Mexicana 1954-2000), el PPS (Partido Popular Socialista 1948-1997), el PFCRM (Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional 1987-1997) y finalmente el Partido Humanista (2014-2015), todos estos actualmente sin registro en el INE y todos siempre fueron considerados por los analistas políticos como partidos al servicio del gobierno y del PRI.

Actualmente en México hay 9 partidos de alcance nacional, 18 partidos locales activos y llevamos la nada despreciable cantidad de 52 partidos ya extintos, de todas las tendencias políticas lo que vendría a demostrar la singular tendencia de los gobiernos priistas de fomentar e impulsar la creación de partidos políticos.

Mucho se ha dicho que la estrategia del PRI al crear tantos partidos inicialmente fue para simular una falsa democracia; hoy muchos coinciden que la intención actual es dividir el voto ciudadano entre toda esta gama de opciones partidarias que falsamente se le ofrecen al ciudadano.

Pero lo verdaderamente relevante es que el PRI, desde hace mucho tiempo, ha estado perdiendo sistemáticamente el favor del electorado, ha perdido mucho de su voto duro y lo ha llevado a ser, en términos de porcentajes electorales, un partido con un desempeño muy similar al de los de oposición, lo que ha nivelado la balanza haciendo ya posible que cualquier otro pueda lograr competir de tú a tú con el partido que alguna vez fue hegemónico.  

Este debilitamiento del PRI –causado por su larga lista de políticos corruptos–, es usado por los partidos de oposición con fines de propaganda política interpretando que los gobiernos arrebatados al PRI son triunfos obtenidos gracias a su buen desempeño.

Pero las dirigencias de los partidos políticos, y remarco, las dirigencias de los de oposición (dejando a un lado a Morena), reconocen que dentro de sus cuadros, no hay personajes que puedan competir por si solos y hacer frente a la maquinaria electoral del PRI, que aunque disminuida y muy dañada, sigue arrebatando triunfos y causando pesadillas.

Para los dirigentes de la oposición es una realidad que en solitario no podrán ganarle al PRI y buscan crear un frente común que les permita sobrevivir.

Pero como todo tiene un pero, el principal obstáculo a vencer para este Frente Amplio son las aspiraciones personales y de grupo en cada uno de los partidos y de los mismos suspirantes que quieren competir para ir por "la grande".

Ricardo Anaya (PAN) y Alejandra Barrales (PRD) –dentro de un entramado de conveniencias mutuas–, han concebido la idea de un Frente Amplio Opositor que bajo la idea de que unidos podrán vencer al PRI pretenden, primero, crear una plataforma política a la que cualquier aspirante a ser presidente deberá aceptar y por lógica deberá ser palomeado por cada uno de los integrantes del Frente. Barrales y Anaya también piden humildad a los suspirantes de cada partido para que, en aras de lograr echar fuera al PRI, declinen a sus aspiraciones y permitan que este Frente Amplio designe quien deberá ser el abanderado para competir en el 2018.

En mi rancho hay un dicho muy sabio que dice, "el que hace la regla conoce la trampa".

Nada más al sacar este aviso encrespó las aguas, en el PAN se lee como una dedicatoria para sacar de la competencia a Margarita Zavala y a Rafael Moreno Valle y en el PRD se entiende como una estrategia que dejaría fuera a López Obrador y a varios que ya han alzado la mano.

Una propuesta similar es la que tiempo atrás ya habían puesto en la mesa el Grupo de los Galileos, grupo que sale de la división de la tribu de "Los Chuchos" mayoritaria del PRD en donde participan Guadalupe Acosta y Fernando Belaunzarán proponiendo crear el Frente Amplio Ciudadano que persigue fines similares.

La propuesta y activismo de los Galileos en su momento generó fricciones que muestran la dificultad que existe al buscar este tipo de estrategias. Para entender un poco la resistencia que existe al interior de los partidos, veamos lo que pasó con Los Galileos dentro del PRD.

En el 2015, Los Galileos apoyaron abiertamente a Javier Corral en su campaña para ganar la gubernatura del Estado de Chihuahua, las tribus contrarias del PRD consideraron esto como una traición y buscaron expulsarlos, la respuesta de Acosta Naranjo es muy ilustrativa y muestra como la falta de liderazgos en el sol azteca son a consecuencia de los numerosas y constantes celadas que el ya eterno candidato a la presidencia Andrés Manuel López  le ha puesto al PRD.

Guadalupe Acosta Naranjo, en diciembre del 2015 y a propósito de las numerosas corrientes políticas que conforman al perredismo nacional y su relación con su dirigencia nacional, dijo: “el PRD debe pasar a una institución democrática que respete las decisiones de la dirección nacional y no que las corrientes pasen por encima de dicho órgano”, frase que define a la perfección la severa crisis de liderazgo que ese instituto político padece desde hace varios años y la notoria falta de "humildad", que sus tribus tienen.

En la carta que los miembros del Grupo Galileo enviaron a su dirigencia y que salió publicada el 29 de marzo de 2016, se muestra claramente lo que se enfrentará al interior de los partidos que participen en este Frente, como es posble leer: "2.- Es de sorprenderse que nos llamen a cuentas por falta de disciplina institucional porque es de lo que más han carecido no pocos de ustedes; algo tan evidente que hasta el TEPJF acaba de recriminarlos por eso. En lugar de representar a la dirección del partido, la mayoría defiende con uñas y dientes el interés de su facción y en sus confrontaciones involucran a los órganos electoral y jurisdiccional, haciendo de la autonomía de éste último una farsa y del Estatuto un adorno. Se llega al extremo de que sus resoluciones sean frecuentes monedas de cambio en las negociaciones entre grupos".

La existencia de los Galileos y su sana intención de poner por delante el interés nacional al de las aspiraciones personales, o de grupo, se ha visto disminuida por los mismos intereses de grupo, pues al parecer muy pocas personas están dispuestas a renunciar a las aspiraciones personales y dejarle el  paso libre a terceros.

¿Qué es lo que va a hacer que la propuesta de Ricardo Anaya y Alejandra Barrales no pasen por el mismo proceso de descalificaciones y ataques al interior de sus propios partidos? Las voces ya se levantaron en el PRD, Dolores Padierna y otros muchos no aceptan dicho Frente y claman que el mismo no se haga con el PAN y si incluya a Morena.

En el PAN sucede lo mismo, los grupos y sus líderes aceptarían una alianza si y solo si el candidato es del PAN y tenemos también que ya los grupos internos luchan por que el candidato sea el de su grupo.

¿Dónde queda la humildad? Lo que definirá el futuro del Frente Amplio será la sorda lucha de egos y no las capacidades y liderazgos.

De no existir un liderazgo fuerte que saque adelante a estos Frentes Amplios entonces estos son patéticos intentos de administrar las migajas que dejan las derrotas.

 

@EnriqueDavilaV