Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-compostas

Morena y los Trolls

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Ciber Club de Fanáticos de AMLO, Andrés Manuel López Obrador,  el eterno candidato a la Presidencia de México en estos días ha entrado en un frenesí poco común. Todo mundo sabe que en temporadas electorales la actividad de sus fanáticos en las redes sociales se incrementa de manera considerable y más aún cuando la elección a la presidencia de la república se encuentra a la vuelta de la esquina

Basados en los datos recabados de la actividad en redes sociales del decano de las candidaturas presidenciales, sabemos que su equipo encargado del manejo del cibermundo incrementan en esta temporada la cantidad de cuentas y perfiles que supuestamente tienen la tarea de aumentar la presencia en redes del "eterno" candidato.

La misión de estos ciberfanáticos es rastrear toda manifestación que se presente en las redes sociales que pueda desalentar la intención de voto hacia el Mesías Tropical y, una vez que están ubicados los herejes, entonces en "enjambre" atacan al promotor de ideas de odio contra su mesías.

Este tipo de manejo en las redes sociales es típico de lo que ahora falsamente se hace llamar izquierda mexicana, la estrategia es sencilla y no requiere mayor preparación del los voluntarios que manejan dichas cuentas, saber escribir palabras y abrir varios perfiles en las redes sociales es la única habilidad requerida.

Se asciende en el escalafón dependiendo que tantos perfiles tenga en una sola red, su capacidad de manejo de todas las cuentas, lo vulgar del lenguaje que utiliza, y –aquí sí–, la capacidad que tenga de sacar de sus casillas a los enemigos del mesías con necedades e insultos proferidos.

La idea es hacer quedar mal a sus contrincantes haciéndolos ver como  intolerantes y falsos.

En Morena, se cree firmemente en que mientras más vulgar y ofensivos sean los ataques, el "pueblo" podrá distinguir mejor y memorizar quienes son los enemigos del Mesías.

Y aquí lo importante. La gran estrategia de Morena no es transmitir el mensaje político de su Mesías Tropical, la misión es saturar las redes con descalificaciones, en primer lugar, contra los candidatos que compiten contra Morena y, en segundo lugar, de quienes los apoyan. Lo repetimos la idea es saturar las redes con descalificaciones hacia sus enemigos.

Esta estrategia ha sido un gran éxito y un gran fracaso, me explico.

Ha sido un éxito porque estos constantes ataques irracionales saturan los perfiles contrarios a Morena que terminan minando la percepción que tienen de sí mismos los candidatos y equipos opositores a Obrador.

El gran éxito de la izquierda vociferante es que han convencido hasta a los contrarios que bloquear cuentas es un acto antidemocrático y síntoma de debilidad. Han logrado hacer creer a los community manager de los otros partidos que si su candidato bloquea cuentas lo haría verse mal, y bajo esa premisa estos activistas son capaces de los insultos más bajos que se pueda imaginar y los otros son capaces de aguantar cualquier andanada de afrentas con tal de no parecer autoritarios ni sordos.

Pero la gestión de las redes sociales de Morena ha sido un fracaso porque el resultado de las elecciones no refleja esa realidad virtual que se trata de formar en las redes.

Un gran error de los de Morena –y de otros partidos- es creer que la sociedad es estúpida y que acostumbra hacer actos de fe irracionales, sin analizar.

Otro gran error es creer que esos 52 millones de personas que viven en pobreza extrema se la pasan pegados a internet.

Los de Morena olvidan que las redes sociales están compuestas en su totalidad de personas que tienen un nivel de vida superior o que, al menos, pueden pagar un servicio que no es esencial en su vida ¿se imagina a una familia que vive en la pobreza extrema comprando un celular, tablet o pc y pagando la renta de la conexión a internet?

Y finalmente, los de Morena y muchos community manager de políticos no entienden que se debe partir de la base de que la sociedad electoralmente está dividida en tercios y que los votos que deben conseguir forzosamente deben venir de los otros dos tercios que votaron contra su candidato y no conseguirán convencerlos de que cambien el sentido de su voto atacándolos, insultándolos, menospreciándolos, haciéndoles bullyng o haciendo guerra sucia.

Finalmente, la estrategia Troll de Morena funciona en la medida de que sus blancos les permitan atacarlos.

¿Qué pasa cuando los políticos que son blanco de los ataques de los Trolls de Morena permiten que sean atacados? Lo primero que hay que entender es que normalmente las cuentas que atacan son cuentas de reciente creación con muy pocos seguidores, menos de 100, que empiezan a seguir y acosar incansablemente al candidato o personaje enemigo.

Estas mini cuentas de Troll son poderosas en la medida de que pueden colgar los ataques en la cuenta de su enemigo, así una cuenta de 50 seguidores aparentemente puede hacer que su insulto sea leido por los seguidores de la cuenta del candidato opositor, pero pierden todo su poder cuando la víctima de estas cuentas decide bloquear a su agresor.

¿Qué le queda a los trolles de Morena si son bloqueados? Fácil, abrir una nueva cuenta y arremeter de nuevo contra el enemigo, pero hay que analizar que sale más caro crear cuentas en donde el proceso dura entre 5 y 15 minutos o bloquearlas, maniobra que no lleva más de 30 segundos, es permanente y muy difícil de evitar.

El comportamiento de los partidos en las redes sociales cambiará cuando se entienda claramente que significa y cuál es el alcance real de cada una de las acciones que se emprenden en las redes.

Si los políticos de todos los partidos sistemáticamente bloquean a estas pequeñas cuentas de acosadores, muy pronto la forma de hacer política en las redes cambiará radicalmente y se le dará paso a los argumentos dejando de lado el insulto fácil.

Se puede hacer una investigación sobre cómo se consultan los perfiles de las redes sociales. Por lo general las personas entran a leer lo que dice la persona que les interesa y no leen las réplicas "porque solo están llenas de insultos y argumentos absurdos, prefiero leer otras cosas de mi interés que perder el tiempo leyendo tonterías de bots frustrados", como me comentó una amiga.

Además no existe un reporte de personas bloqueadas por tal o cual personaje.

Cuando se entiende perfectamente cómo funcionan las redes sociales es fácil medir los resultados que se tienen y se podrán ofrecer resultados acorde a lo esperado.

Pero el mejor indicador de la eficacia de un Community Manager es ver lo que puede hacer por el mismo, en otras palabras, ver cuales son los números de ese personaje, cuantos seguidores tiene y cuantos RT o likes pueden recibir sus mensajes, cuantos triunfos ha tenido en sus propias campañas.

Por lo pronto las redes sociales de AMLO en las elecciones llevan un record perdedor pues los únicos triunfos que ha logrado Morena no es precisamente por la forma en que se maneja en las redes sociales ni al activismo de los Trolls o bots. Varios diarios de México dejaron de tener foros en los sitios web en donde se podían comentar las noticias, porque "los vecinos de abajo" –como los denominaba Ciro Gómez Leyva-, no paraban de insultarse entre ellos y muy poco era rescatable de esos foros.

Tenemos los foros de La Jornada y la revista Proceso en donde existe censura y los insultos a los políticos que ambos medios defienden no se publican. Y la vida sigue andando.

En entregas posteriores también veremos el manejo de las redes de los otros partidos.

 

@EnriqueDavilaV