Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-compostas

Política y redes sociales

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Mi hija me platicó una historia que no recuerdo si fue verdad o la vió en algún programa del Discoverycomplots Channel, no lo sé, pero la historia va más o menos así: Un hombre muy bien parecido conoce en –el lugar es lo de menos– digamos que en un café, a una mujer despampanante de la cual se enamora y, sin más, termina casándose con ella, fue tan repentina la decisión que la familia de la novia no pudo asistir a la boda.

Después de las obvias y épicas encerronas de las cuales salían ambos con las rodillas extremadamente temblorosas y magulladas, su monumental esposa terminó, como era de esperar, embarazada.

El apolineo esposo soñaba compartir ahora su vida con el pequeño Adonis que su Venus de Urantia le entregaría al final del embarazo. Llegado el día del tan esperado natalicio, el pequeño resultó no ser el Adonis que con tanta ilusión el esposo había esperado.

El guapo marido para sus adentros pensó que quizás con el tiempo el chiquillo se "compondría" pues  muchos de sus amigos y familiares le platicaron anécdotas en donde muchos bebes nacían con mucha falta de gracia pero con el paso del tiempo se iban "componiendo".

Este incidente no hizo que las encerronas disminuyeran y la Venus volvió a quedar en cinta. El nuevo heredero salió muy parecido al primero y el desencanto del hombre fue mayor mientras que el nerviosismo de la mujer se hizo muy evidente.

El frustrado marido quiso conocer a la familia de su mujer para saber de qué pariente habían sacado el parecido sus dos pequeños hijos, pues el primero no se había "compuesto" y el segundo pintaba para que pasara lo mismo que con el primero y para decirlo de alguna manera fácil de entender ambos chiquillos eran bastante "fellones".

El marido encontró a la familia de su Venus y los padres se mostraron muy orgullosos de que todo lo invertido en las cirugías plásticas de su hija le hayan permitido pescar a tan buen partido.

Esta historia la calificará la Logia del Todomeparecemal como sexista, los de la Logia de la Rodilla Sangrante la calificaran de pecaminosa en exceso y los de la Logia de Salvemoslospulmonesdelplaneta como un abuso irracional del guayabo, pero la historia tiene una gran lección.

En estos últimos 12 años en nuestro país, como pasa en todos los países del planeta, cuando hay elecciones o bien cuando los gobiernos o empresas tienen la necesidad de comunicar algo a los ciudadanos o a su público buscan y contratan a unos nuevos "profesionales" que se han dado a conocer como "community manager", quienes en teoría –y según la autopromoción que hacen de si mismos–, son "expertos" capaces de comunicar efectivamente a la sociedad o al "target", como ellos presuntuosamente llaman al sector de la población al que se supone va dirigida la información, para que se hagan cargo de la Comunicación Social de su gobierno, partido o empresa.

Esta nueva seudo profesión, que no requiere estudios profesionales que la validen ni tampoco existe ningún estándar mínimo que cumplir, está plagada de personajes que como la mujer del cuento han embellecido sus supuestas cualidades, a tal grado que los resultados que ofrecen son casi obra de los mismos dioses, y que al final solo son proporcionales a su verdadera capacidad intelectual.

A lo largo de todo este tiempo en que he estado involucrado en las redes sociales he conocido de cerca a muchos personajes que dicen ser "la neta del planeta" y que aseguran poder influir o modificar de manera positiva o negativa, la imagen de tal o cual candidato.

Aseguran, y literalmente lo digo, que pueden llevar al triunfo a un candidato o bien hundirlo para siempre, casos hay muchos de delirantes "community manager" que presumen de un poder y capacidad de influencia que ni los mismos dioses pueden igualar.

Casos hay muchos, pero los más patéticos que he encontrado son los siguientes:

Un sujeto llamado Sergio David Álvarez que con un perfil en Twitter @AlanPonce59 es conocido por sus constantes y penosos escándalos etílicos (no es una exageración), en los cuales agrede y humilla a mujeres de formas que llegan a la vulgaridad extrema, pero que al final es contratado por quienes se dicen ser "expertos" en el manejo de las redes para promover a los candidatos del PAN.

Otro caso es el de otro sujeto que en Twitter usa el nombre de @Abravo140, fanático seguidor de Morena, quien al igual que el sujeto anterior cree que sus insultos y amenazas contra quienes no manifiestan su adhesión a López Obrador es la mejor forma de conseguir votos para el mesías tropical.

El PRI tambien tiene a su personaje estrella, Enrique Aquino, quien en el 2012 recibió grandes apoyos monetarios que le permitieron comandar varios bunkers en donde a fuerzas de agresiones y difamaciones pretendieron ganar en las redes sociales la simpatía de los ciudadanos al partido que lo patrocinaba.

Podemos seguir hablando del constante nacimiento de estos "profesionales" que manejan las comunicación social en las redes sociales y que, al igual que en la historia inicial de este artículo, se embellecen para convencer y lo único que pueden engendrar son la irritación de su supuesto "target" contra su propio partido o mensaje.

Nutriseg-control-temperatura-concretos

¿Se han dado cuenta que estos "profesionales" de las redes no pueden hacer por si mismo lo que prometen hacer por otros? Prometen mejorar la imagen de su "cliente" en redes y para ellos mismos es imposible manejar la propia.

O bien ¿no conocen a la chica encantadora, creativa, fresita que jura dominar los intrincados secretos de las redes sociales y que además es hija de un amigo muy cercano del candidato?

O el sujeto hablantín y de ideas radicales que jura que el cambio verdadero se dará cuando el pueblo pueda decidir por si mismo gracias a las brillantes aportaciones que en sus redes sembrará en los marginados (que no usan internet porque son muy pobres) y la valiente defensa que hará en contra de las clases más favorecidas (que si usan internet).

Al día de hoy estos sujetos incultos, barbajanes e ignorantes son los encargados de manejar las redes sociales, y que gracias a que sus "clientes" tampoco entienden cómo funciona la comunicación, pueden engañarlos auto embelleciéndose, prometiendo quimeras y, al final, le dejarán al cliente el pequeño monstruo del fracaso.

 

@EnriqueDavilaV