Diez millones

Día uno de la nueva norma y lo que sigue...

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Como lo anticipamos en este espacio, la NOM-EM-167-SEMARNAT-2016 se aplicó a medias, pues a los únicos que se les obligo a cumplir fue a los ciudadanos de la CDMX, mientras que los otros 5 estados que pertenecen a la CAMe se hicieron como el Tío Lolo y volvieron a dejar a Miguel Ángel Mancera como tonto y asumiendo el costo político de las decisiones de la citada Comisión.

Por esas casualidades que el destino pone, este mes me tocó verificar mi auto. Ante la intensa campaña mediática que los gobiernos federal y de la Ciudad de México hicieron para justificar las impopulares medidas implementas para tratar de darle solución a las contingencias ambientales, soportadas en meses pasados, decidí que en ese primer día, y con la nueva NOM-EM-167-SEMARNAT, llevaría a mi carro para que lo verificaran.

Yo esperaba que, como siempre sucedía durante los primeros días del nuevo bimestre de verificación, el verificentro estaría abarrotado por todos los autos que debieron verificarse en el bimestre anterior y no lo hicieron a tiempo, más los autos correspondientes al nuevo bimestre. En estos primeros días normalmente la carga de trabajo de los mismos es alta, pero en esta ocasión en que se estrena un nuevo sistema los famosos verificentros se encontraban literalmente vacios.

Durante mi permanencia en uno de estos centros, fui testigo de que varios autos 2016 fueron rechazados por diversas razones: unos porque el OBD II no estaba activado y otros por alguna "falla" en el mismo. Pasaron 2 horas y la tasa de rechazos fue muy alta, de 4 a 5 rechazos por cada 10 autos.

En las áreas de entrega de vehículos, de hologramas y de hojas de rechazo, los reclamos empezaron a ser continuos, un hombre furioso gritaba que le habían entregado su camioneta con cero kilómetros de la agencia y lo primero que hizo fue pasar a verificarla y se la rechazaron porque el escáner reportó una falla en uno de los cinco puntos que se verifican.

Pero lo más inquietante fue ver a personas humildes que llevaron sus autos de modelos anteriores al 2006 a verificar y todos fueron rechazados. Como siempre al perro más flaco se le cargan todas las pulgas.

Algunos días antes de la entrada en vigor de la nueva Norma, Miguel Ángel Mancera –en uno más de sus muchos aspavientos– amenazó a los estados vecinos, parte de la CAMe, que si no tienen verificación homologada sus autos no podrán circular en la Ciudad de México. Y justo un día antes o el mismo día de la implantación de la NOM Pacchiano, los gobernadores amenazados le hicieron saber a Mancera que:

El estado de Hidalgo anunció que solamente 7 de sus 64 verificentros cuentan con la tecnología para poder cumplir con la Norma de Emergencia y que se apegaría a lo estipulado en los artículos transitorios de la misma, en la cual se les da a los integrantes de la CAMe un periodo de gracia de 60 días para implementar y cumplir con la nueva Norma. Evidentemente Hidalgo no cumplió con lo establecido en la CAMe

El Estado de México, por medio de Raúl Vargas Herrera, Secretario del Ambiente del Estado de México, manifestó que a un día de entrar en vigor la nueva Norma de Emergencia de Pacchiano, la entidad lleva un rezago del 45% faltando por verificar 2.3 millones de autos de los 5.2 que hay en la entidad y advirtió que en el Valle de Toluca no se impondrán multas por la falta de verificación, pero que en el Valle de México sí. Tampoco cumplió con lo establecido por la CAMe.

Morelos, a pesar de que el gobierno de la CDMX le comparte el software con el que se lleva a cabo la verificación de los automóviles, también un día antes anunció que ninguno de los verificentros que operan en el estado cuentan con el equipo necesario para aplicar la nueva Norma, por lo que dicho estado decidió no cumplir con lo acordado en la CAMe y anunció que aplicará la nueva norma hasta el 2017. Ándele pues.

En Puebla, aunque en este estado no existe el Hoy No Circula, si lleva un programa de verificación en el cual, a decir del Secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Reordenamiento Territorial del Gobierno de Puebla, Rodrigo Riestra Piña, de los 820 mil autos que componen el parque vehicular del estado solamente el 57% se ha verificado. Puebla cuenta con 17 verificentros y 20 unidades móviles que, a decir del funcionario, se encuentran en condiciones de trabajar con la nueva Norma

Tlaxcala, por medio de un comunicado de la Coordinación General de Ecología (CGE), informó que únicamente la mitad de las unidades de verificación vehicular podrán cumplir con lo estipulado en la NOM-EM-167 y que en el resto se cumplirá paulatinamente de acuerdo a lo establecido en los artículos transitorios de la Norma Pacchiano. Para acabar pronto tampoco cumplió con lo pactado en la CAMe.

Hasta aquí el resumen de lo han hecho los gobiernos miembros de la CAMe hasta el día 1 de vida de la nueva norma de emergencia, lo que nos da la idea de que ninguno de los gobernadores miembros de la CAMe tuvo intenciones de homologar nada y si empujar a Mancera a cumplir forzosamente.

Durante los días posteriores, la prensa dio cuenta de muchas opiniones en contra de la nueva norma y también de muchos problemas. Investigadores de la UNAM cuestionaron la efectividad del ODB2 como un instrumento válido para verificar.

La Profepa, durante el primer y segundo día en que se dio inicio la aplicación de la nueva norma, clausuro 87 dinamómetros de los seis estados que conforman la megalópolis por no tener el documento de calibración de los mismos. Pero lo aberrante de este asunto es que el mismo gobierno, por medio de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA) que depende de la Secretaría de Economía (la federal), no ha publicado cuales son los laboratorios acreditados para llevar a cabo dicha calibración.

El problema de la inexistencia de laboratorios acreditados que puedan expedir los documentos que acrediten la calibración de los dinamómetros, puede hacer que TODOS los verificentros de la ZMVM sean clausurados, lo que pondría en serias dificultades la aplicación de la Norma de Pacchiano.

La PROFEPA de inmediato se apuró a desmentir la afirmación sobre la inexistencia de los laboratorios acreditados para la verificación de los dinamómetros, diciendo que sí existen dichos laboratorios pero a su vez la AMV (Asociación Mexicana de Verificentros) que representa a la mayoría de los 63 verificentros de la CDMX, publicó en la prensa un desplegado en el cual manifiesta su adhesión a la nueva Norma de Pacchiano pero conmina a la SEMARNAT a que publique a la brevedad la autorización de laboratorios de calibración –y aquí tome nota estimado lector–, conforme a la Nueva Norma, lo que significa que la Norma endurecida de Pacchiano (y no es albur) al endurecer los límites cambió las condiciones en que los laboratorios hacen la verificación, por lo que ahora los laboratorios deben primero acreditarse ante la EMA con los nuevos límites para despues poder acreditar a los verificentros.

Por otro lado los dueños de los camiones desconocen cuando se iniciaran las verificaciones para ellos. La Dirección General de Autotransporte Federal de la SCT dice que tienen hasta el 14 de julio para informar hasta cuando tendrán operando software y hardware para iniciar las verificaciones, pero antes se debe negociar con cada uno de los estados que conforman la megalópolis el reconocimiento mutuo de las verificaciones, o sea... va para largo, y la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) manifestó serias dudas sobre la capacidad de la SCT para poder llevar a cabo esta verificación.

Y como siempre, Tanya Müller sigue tratando de sorprender a la ciudadanía y a quien se deje con declaraciones absurdas pues afirmó que en 2 meses se podrán ver los resultados de esta nueva norma, pero se le pasó decir a la funcionaria que con o sin norma durante los meses de septiembre y octubre las condiciones atmosféricas del Valle de México impedirán que se den concentraciones anómalas de precursores de ozono... claro siempre y cuando el Popo no lance una de sus fumarolas en dirección del Valle de México (lo sigo manteniendo: un enorme sospechoso de la contaminación anómala de la CDMX es el Popo).

Así las cosas, durante los primeros días de que se aplicó la Norma de Emergencia de Pacchiano sólo se evidenció que todo fue hecho sobre las rodillas y ni el gobierno federal, ni el de la CDMX, tienen idea de cómo lidiar con el problema de la contaminación.

Además, a partir del 1 de julio se reincorporaron a la circulación 2.1 millones de autos todos los días. Y la aplicación de la nueva norma causará muchos más problemas y, como ya dije en ocasiones anteriores, existe la posibilidad de que pueda ser atacada legalmente y derogada.

¿Y nuestros senadores y diputados? Sí... haciendo como que no oyen o de plano haciéndose p...

 

@EnriqueDavilaV