Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

La fuga de El Chapo: 'La hija de El Chapo'. Parte 4 de muchas

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

No fue necesario esperar mucho para que tuviéramos de nuevo noticias de escándalo por parte del delincuente más famoso del mundo.

Su recaptura se dio en condiciones muy comentadas, por los predicadores del gobierno priísta de Enrique Peña Nieto.

Muchos argumentaron que la recaptura fue como un bálsamo que vino a curar un poco el descrédito y la vergüenza que las instituciones encargadas de mantener a los reos prisioneros recibieron cuando El Chapo escapó.

Y no fue para menos, las fugas han sido de película, ambas se dieron en recintos de "Máxima Seguridad", pero la segunda es la que ha roto todos los records de popularidad y la que más daño le ha hecho a la imagen ya muy deteriorada del gobierno de Enrique Peña Nieto.

En esta columna hemos hablado de algunas singularidades que son de llamar la atención, no hemos expuesto todo, pero estas peculiaridades se han ido encadenando en una sucesión de eventos que pareciera como una novela muy al estilo de Epigmenio Ibarra, en donde los malos son los buenos, los buenos los malos y los que deben de poner orden son los malos con uniforme ayudados por los buenos disfrazados de malos.

¿No entendió? es que así escribe sus novelitas Epigmenio, no es mi culpa. Pero el caso es que con El Chapo la historia que día a día va escribiéndose no ha dejado de tener sus tintes melodramáticos. La fuga, una cárcel de papel con fama de muy segura, unas vacaciones de película, con enamoradas de la farándula y la política, una recaptura con balazos y persecución por coladeras y autos, una hija de la que nadie sabía pero que sabe mucho, una esposa adolorida que defiende al cabezón de su marido y que además lo entiende y justifica con una madurez que ya quisieran las alemanas o noruegas.

Ya tendremos oportunidad y tiempo para tratar algunos de los asuntos que han quedado pendientes sobre la ahora mítica historia de El Chapo, ahora nos enfocaremos al último suceso que fue publicado por un periódico inglés, The Guardian.

Un periódico que podemos definir de izquierda, que ha demostrado a lo largo de su historia tener una línea editorial muy enfocada al periodismo de investigación.

Empezamos hablando del diario porque hay que quitar de en medio la idea de que es un periodicucho sensacionalista que busca notoriedad y ventas fáciles; no, no es de esos periódicos, es un diario serio galardonado varias veces y que ha demostrado con los notas que ha publicado que se toma muy en serio la investigación para sus reportajes.

Entre las notas que han conmocionado al mundo y a los ingleses fue la denuncia en 1983 de la instalación que Estados Unidos hacia en territorio inglés de misiles crucero armados con bombas nucleares.

Sus notas periodísticas han logrado encarcelar ministros y un largo etcétera, pasando por ser uno de los diarios que fueron seleccionados por Edward Snowden para dar a conocer los documentos secretos que más ámpula han levantado en todo el mundo.

El caso es que The Guardian logró entrevistar a un personaje que se incorpora a la genealogía de El Chapo Guzmán y confirma lo que hemos venido diciendo en esta columna, cualquiera que tenga interés en contactar a los super malos no les cuesta trabajo mientras que las autoridades andan como perros correteandose la cola.

Podemos decir que la entrevista que discutiremos aquí ha sido verificada en cada una de sus partes hasta donde les fue posible y señalado lo que no se pudo verificar de lo dicho por su entrevistada.

Este nuevo miembro es Rosa Isela Guzmán Ortíz, la hija mayor de El Chapo Guzmán, que llega rompiendo plaza con declaraciones que cimbran a la sociedad.

La mujer afirma ser la hija mayor de El Chapo, afirma que el delincuente más buscado cruzo mínimo en dos oportunidades la frontera más protegida del Mundo, señaló que tanto la creación del cártel de Sinaloa, como las fugas fueron acuerdos con políticos de alto nivel, y que El Chapo financió varias campañas de algunos de los políticos actuales.

Todo lo dicho por la supuesta hija de El Chapo ya se encontraba dentro del imaginario popular, siempre en las conversaciones de cualquier circulo social que hablara sobre El Chapo o su organización termina con un siempre presente "¿y tu crees que el gobierno no lo sabe? ¡solo se hacen pendejos!"

Las revelaciones de la Hija de El Chapo vienen a reforzar estas ideas del imaginario y por lo bajo a dar una advertencia a quienes se sientan aludidos: "Le bajan o suelto la sopa" que es otra idea que ha permeado en la sociedad.

Y la realidad es que el gobierno de México se encuentra como Hamlet en su famosa duda existencial "Lo extaditamos o no lo extraditamos".

El capo debe ser juzgado y purgar su condena primero en México y después ser extraditado, eso dicen los expertos, y quienes tienen temor de que al ser extraditado a Estados Unidos termine contando con pelos y señales como se conformó su red de corrupción en México y Estados Unidos.

Para nosotros es evidente que esta nueva saga que bien podría llamarse "La hija de El Chapo", junto con las declaraciones de Emma Coronel y los actos mediáticos de sus abogados a las afueras de el penal de máxima seguridad de El Altiplano lo que buscan es llamar la atención del público para prevenir un misterioso suicidio o muerte por estrés que evite milagrosamente la extradición.

El capo busca la extradición para lograr condiciones más favorables en su reclusión a cambio de una extensa narración con pelos y señales sobre los políticos mexicanos que alguna vez extendieron la mano y ahora le han dado la espalda.

Llama la atención el silencio del gobierno y la misteriosa sonrisa de Manlio Fabio Beltrones cuando se le preguntó sobre lo dicho por La hija de El Chapo.

Difícil la tienen las partes en conflicto, narco y gobierno, si la ahora conocida hija de El Chapo dice la verdad, el escenario para los políticos mexicanos que hayan extendido la manita para recibir dinero a cambio de favores promete ser un drama de película y futuras acusaciones y descalificaciones. Y por supuesto la teoría de que es inminente un "suicidio" del tipo de: "se ahorcó con un espagueti" o "se atragantó con un buche de agua" tendrían más sentido.

Si la "Hija de El Chapo" miente y logró engañar al periódico inglés, entonces estamos dentro de un montaje muy bien elaborado en donde el dinero no es cuestión de preocupación y se busca incorporar a un nuevo sospechoso para crear una teoría de la conspiración, en donde la muerte del super capo pueda ser achacada a otro super capo, sin importar quién sea el ejecutor, ya sea un custodio armado, o veneno en la comida o un ángel vengador.

Porque si quitamos lo superficial de las declaraciones de la hija mayor del capo, lo único que queda, es que El Chapo se ganó a un super enemigo por querer disfrutar de una jubilación anticipada, minimizando a los otros probables enemigos que son los políticos involucrados.

El nerviosismo se siente en el aire y usted estimado lector debe hacer sus apuestas y sacar sus conclusiones.