memo-anaya-2

La Marcha por Ayotzinapa en el DF 26 sep 2015

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

Pues si, si fui a la marcha, la recorrí y fotografié completa, 854 fotografías de un recorrido que no sentí en ese momento y que ahora cuando escribo estas líneas, mis piernas me lo recuerdan.

Caminé en reversa (de espaldas pues) fotografiando mantas, banderas mexicanas ondeantes, banderas negras y blancas con el Escudo Nacional Mexicano que tratan de convencernos desde hace otras muchas marchas que México está de luto. Me subí a broqueles, me paré de puntitas, levanté mi cámara. En fin la recorrí completa, dos veces.

 Muchas fotografías, que se iran a mi archivo personal. He ido a muchas marchas y ese acervo de fotografías ya es muy grande, las cámaras fotográficas de ahora y sus enormes memorias permiten retratar todo.

Hoy la lluvia amenazó desde temprano, tenía que decidir entre proteger la cámara de la lluvia o seguir mi autoimpuesta tarea, quería guardarla, pero esa compulsión de retratar todo, me hacia seguir.

 

Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

¿Qué es lo que tengo que reportar de esta marcha?

Mucha gente ya ha expuesto sus sesudas conclusiones, que si están muertos, que lo que se pide es un absurdo, un imposible, ¿cómo regresar a esos muchachos?

Otros insisten en su terrible demanda "Los queremos vivos", como si repetirlo como mantra los pudiera arrancar de esa ominosa oscuridad y regresarlos.

Fotografié la manipulación de unos, muchas gorras con estrellas rojas, y la genuina entrega de mucha gente que busca justicia.

La lluvía empeoró ya casi para llegar a la Alameda.

Me topo de frente con un recuerdo antiguo que se desvanece por la imperiosa necesidad de conseguir como proteger la cámara.

Pero lo que me hace escribir estas líneas, son esas miradas que buscan sin ver, esas miradas cansadas de quienes siguen en una lucha imposible, esas miradas que rompen el alma.

¿Por que lloraba el cielo? ¿por esa desgraciada realidad en donde a esos jovenes se les arrebató el futuro? ¿por esta monstruosa realidad en donde los vampiros del oportunismo político de uno y otro lado les ha secuestrado, a esos afligidos padres, la fé y han vaciado esas miradas?

Es una triste realidad... Una indignante realidad.

Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

 

Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

 

Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

 

Foto. Enrique Dávila
Foto. Enrique Dávila

 

Foto: Enrique Dávila
Foto: Enrique Dávila

 

Foto: Enrique Dávila
Foto: Enrique Dávila