Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

Los verdaderos cómplices de Florence Cassez

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

"Con los usos y costumbres de la gente, mejor no meterse"

López Obrador

En la histérica defensa que la seudo izquierda mexicana hace de la secuestradora Florence Cassez se han sumado los ases que el narcolegítimo tenía guardados bajo la manga.

Estos ases de tiempo atrás han venido preparando la mentalidad de sus seguidores para que acepten que es legítimo colaborar con los criminales, pues los criminales son los indicados para controlar a la sociedad y a la misma criminalidad, claro que con la ayuda legitimadora de unas policías locales corruptas.

Muestran su verdadera cara los candidatos de la seudo izquierda y del PRI que pretenden gobernarnos, apoyados en las mafias y en las policías corruptas.

El caso de Florence Cassez se ha convertido en botín de la seudo izquierda y los priístas que en complicidad con el presidente francés Sarkozy pretenden utilizar el asunto de la francesa secuestradora para sus particulares fines político-electorales pues estas tres partes en secreto han confabulado para beneficiarse liberando a la ya sentenciada secuestradora.

De un día para otro el PRI-de-siempre y la seudo izquierda mexicana han organizado entrevistas con expertos, según ellos, de indiscutible solvencia moral, foros y entrevistas en las que solo se oyen las voces de quienes pretenden beneficiarse con este monumental trama que pretende engañar a la sociedad mexicana.

Estos sujetos, de una supuesta impecable moralidad, muestran que es más importante para ellos unas horas de retrazo en la entrega de la delincuente y su cómplice al ministerio público que los meses de secuestro de  las víctimas que vivieron bajo la amenaza de ser mutilados por la francesita que defienden con tanto ahínco.

¿Pero cual es la verdadera cara de estos “defensores” que se rasgan las vestiduras por la “injustica” que se le hace a Florence?

Ana Laura Magaloni Kerpel

La primera que trataremos aquí es a Ana Laura Magaloni Kerpel, directora de la División de Estudios Jurídicos del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de tendencia de “izquierda” y que se ha manifestado frecuentemente en defensa de los delincuentes ver “El crimen no es el problema”  publicado en la revista Nexos, en donde afirma que la policía estatal debe ser corrupta y al servicio de los delincuentes.

Esta policia corrupta es la que debe administrar y dar permisos a los delincuentes para que en sus respectivas áreas de competencia delincuencial ellos mismos se autogobiernen y le den tranquilidad a la población.

¿Le suena ridículo? ¿no nos cree?

Veamos su torcido razonamiento al darnos un ejemplo en donde justifica a los criminales:

“Los franeleros en el DF son un buen ejemplo de ello. Los franeleros controlan espacios de estacionamiento públicos. Eso es ilegal. Lo hacen, además, en complicidad con la policía preventiva, quien reparte los espacios y recibe una cuota semanal a cambio. Eso también es ilegal. Los automovilistas tienen que pagar al franelero por estacionarse en un espacio público; a cambio, aunque los automovilistas no lo sepan, es mucho menos probable que les roben el coche o el espejo retrovisor. Si las autoridades quitasen de un día para otro a los franeleros, es posible que se rompiera el equilibrio existente y que comenzara a aumentar el robo de coche o de autopartes. Dicho de otra forma, los franeleros, además de ser una lata para los automovilistas y una fuente de corrupción de policías preventivos, limitan el espacio de acción de los que roban autopartes y coches. Es decir, son, en algún sentido, generadores de orden.”

En este terrible desvario explica como es que, según ella, se daría el orden.

Dice que si al franelero se le paga el derecho de piso por estacionar ahí un auto, el franelero se encarga de que no se roben el carro, pero no explica cuales medidas de disuasión aplicará el franelero para evitar el robo, ¿que herramientas usará contra los ladrones de autos?

Pero tampoco dice que pasaría si un ciudadano se opone a pagar ese “derecho de piso” ¿el resultado cual sería? ¿un carro rayado, abollado, arrastrado por sus complices de las gruas o robado?

Ana Laura Magaloni en entrevista con la encargada de comunicación social del narco legítimo Carmen Aristegui afirma que espera que al salir Florence Cassez gane la sociedad pues la secuestradora en complicidad con la policía local pondrá orden en el área de secuestros, en donde al secuestrado se le dará a escoger cortésmente que prefiere que se le ampute, si una oreja o un dedo.

Para terminar y ejemplificar como es que quieren que sean las cosas los priístas y el narcolegítimo les dejo este cuento de Cri-Cri, que he actualizado  sobre una de las aventuras del grillito cantor.

Guantia o el páis que quiere el PRI y la Seudo Izquierda

Un buen día Cri-Cri despertó de humor aventurero y se puso en camino llevando por todo equipaje un violín dentro de su estuche.

Andando, andando,  cruzó la frontera de un pequeño pais, La República Amorosa de Guantia, paises pequeños hay muchos, pero éste se caracteriza por la falta absoluta de turismo, porque Guantia es el país de los ladrones, ahí todos roban a diestra y siniestra, la cleptomanía es tenida por alta virtud.

Cri-Cri siempre creyó que esa fama era debida a las intrigas y calumnias de las grandes naciones turísticas y los oligarcas.

De buena fe se registró en un hotel y ya en su cuarto lo primero que hizo fue abrir el estuche del violín. Con sobresalto vio que el instrumento había desaparecido, pero como desde su llegada a la República amorosa de Guantia no había dejado de sostener el estuche ¿Cómo le habían birlado el violín?

Hirviendo en indignación se dirigió colérico a la estación de policía y presentó su queja.

El comisario, el General Bejarano, tomó nota de las señas del violín, marca fecha de fabricación, perfil de las clavijas, número de veces que desafina, etcétera.

El artista dio las gracias y salió de la comisaria, pero al caminar sintió que los zapatos le lastimaban, agachándose para saber porqué, notó que sus calcetines se habían esfumado.

Este nuevo despojo volvió a enojarlo y para cortar por lo sano se dirigió al palacio presidencial de Guantia

.A ese edificio se entra fácilmente, carece de cerraduras, si las colocaran en las puertas al día siguiente habrían desaparecido, tampoco ponen centinelas porque antes de una hora les escamotean los fusiles.

Hallando el paso franco Cri-Cri penetró en palacio y no tardó en dar con el presidente en persona. Este caballero Don Uño Hurtado de la Ganzua lo recibió finamente y escuchó a Cri-Cri referir el robo del violín y como en la comisaria le habían quitado los calcetines a pesar de tener puestos los zapatos.

--Buen trabajo policiaco –exclamó el mandatario en tono satisfecho y sin más comentarios invitó a Cri-Cri a comer, excusándose unos instantes para firmar una sentencia contra un individuo que había sido sorprendido en plena honestidad y a quién por el crimen de la honradez se le condenaba a robo perpetuo.

Cri-Cri aceptó el convite por dos razones, primero por tener apetito, después porque es fama de que los presidentes comen como sultanes, aunque sin turbante.

Alrededor de una mesa redonda sentaronse el presidente, sus ministros, varios aduladores titulados y Cri-Cri.

Mientras consumían deliciosos platos, el presidente le birló al vecino de la derecha el reloj, la cartera y la pluma, al mismo tiempo el despojado se dio mañapara volarle al siguiente comensal  objetos semejantes, el tercero hizo lo propio con un cuarto, y así iban los hurtos recorriendo solapadamente el circulo de la mesa, era de suponer que para el postre los objetos hubieran dado la vuelta completa retornando a su poseedor original, pero Cri-Cri estaba causando interferencia en la rueda.

Como él no quitaba nada, ni tenía que le quitaran el ágape tomó un cariz desagradable.

Don Uño Hurtado de la Ganzua con la cara encendida espetó:

--¡Está Usted interrumpiendo nuestra digestión! ¡Le concedo una hora exacta para salir del país so pena de ir a la cárcel por babieca!

Cri-Cri no se lo hizo repetir y se marchó más que volando, aunque antes pasó por su hotel para recoger su estuche vacío.

Pero el estuche del violín también había desaparecido.

Fue inútil buscarlo debajo de la cama, encima del armario o dentro del botellón del agua.

Cri-Cri revisó todos los rincones pero solo encontró una muñequita tan estropeada que ya no incitaba la codicia de los cacos.

Fin del cuento

 

 

¿El lector encuentra la similitud entre esta historia y la realidad que pregonan al seudo izquierda y los priistas renovados que desean con histérica behemencia que las cosas vuelvan a ser como eran antes?

Con la misma furia que Don Uño Hurtado de la Ganzua utilizó para expulsar a Cri-Cri de su República Amorosa desean que el PAN deje de ser gobierno.

Condenando a las víctimas y liberando a los secuestradores.

Estas voces que se levanta y claman por la libertad de una delincuente son los verdaderos complices tanto de Florance Cassez como del Narcolegítimo y de el PRI que comanda el Copetes.