Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-compostas

Nos miramos a los ojos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El cerebro genera un torrente entre la información sensorial de entrada y las ideas a una velocidad que se podría decir es muy cercana a la de la luz, no creo exagerar porque en una minúscula fracción de segundo se hacen análisis completos de la gran cantidad de información que llega a nuestros sentidos, desechando en un primer filtro la información inútil o redundante para luego  ordenar y darle significado a la información que pudiera ser relevante y que nos llega caótica y confusa.

En esta oportunidad hablaremos sobre como se crean los rumores.

En el sismo de este último 19 de septiembre primero pensé que la vibración que sentí en el piso se debía a un pesado camión de carga que pasaba por el frente de la casa. Entre el primer y segundo pulso de la vibración pensé que el camión debería ser mucho muy pesado porque el brinco fue muy fuerte, al mismo tiempo también me di cuenta que no se oía el característico ruido del motor de un camión de carga al pasar por el frente del domicilio, también pensé que tampoco lo oí aproximarse y finalmente la pregunta ¿entonces que es?

Sentí el segundo pulso de la vibración y un tercero ¿qué es? Sin pensar hacerlo miré hacia la lámpara, el cable de luz del que cuelga se doblaba y se mecía como un péndulo de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda y de regreso.

Mi esposa y yo nos miramos a los ojos, habíamos concluido en nuestra cabeza –como lo hicieron millones de mexicanos– que lo que nuestros sentidos nos estaban mandando en ese momento al cerebro era algo muy anómalo y peligroso, y que sin demora exigía actuar. Sin decirnos nada, simultaneamente nos levantamos, nos tomamos de la mano y a tumbos salimos hacia el patio de la casa.

El sismo nos pareció eterno y muy fuerte, demasiado fuerte.

Pasado el sismo comenzó el proceso de comprender un poco que es lo que había pasado, era un sismo eso era evidente ¿pero, por qué así?

La preparación profesional de los dos y vivir en una zona sísmica durante tantos años nos llevó a inventar una especie de competencia en la que gana quién con más precisión indique en que zona esta el epicentro del sismo y calcule su intensidad.  El juego nos enseño a identificar rasgos de los sismos, que se obtienen con la pura observación.

No es un misterio, en realidad es bastante simple determinar la dirección de donde viene el sismo, el chiste es ver justo al inicio algún péndulo, la dirección en la que se mueve éste en ese primer instante es la dirección en donde se encuentra el epicentro.

Se necesita tener muy claro en donde se encuentra el norte geográfico y tener muy claro, también, la posición que guardamos con respecto a las entidades geográficas que nos rodean.

Nutriseg-control-temperatura-compostas

Al término del sismo y después de recuperarnos de la sorpresa ambos coincidimos que el sismo venia de algún punto entre las costas de Oaxaca y la CDMX, pero a pesar de que la lógica indicaba en ese momento que podía ser una poderosa réplica del sismo de la semana anterior, había algo desconcertante, este temblor de tierra tenía un componente adicional que no se había presentado con anterioridad, el sismo había sido en su mayor parte trepidatorio, los movimientos de las ondas sísmicas eran casi verticales y no ondulatorias, el piso se movía verticalmente.

Que el sismo fuera trepidatorio, para alguien que entiende un poco de estos fenómenos naturales sabe que cuando los movimientos son verticales (trepidatorio) el epicentro del sismo está muy próximo a uno, la razón es porque cuando estamos parados sobre el epifoco (epifoco es el lugar dentro de la litósfera --corteza terrestre-- en donde se origina el sismo) nos empujan hacia arriba, por eso sentimos que brinca o vibra el piso.

Con esta información ambos en nuestro juego acercamos el epicentro a algún lugar entre Puebla y la CDMX.

En cuanto a la magnitud mi esposa y yo no sabíamos que número decir, lo habíamos sentido mucho muy fuerte pero ambos sabemos que el "sentir" fuerte o leve un temblor es un parámetro muy subjetivo, así que lo dejamos como "estuvo durísimo" y no quisimos a darle una magnitud. Ya después nos enteramos de que fue de 7.1 y ambos dijimos "yo lo sentí de 11".

Todo esta narración viene a cuento porque el funcionamiento del pensamiento se da con la información existente, y porque cuando todo es confuso y no tenemos como interpretar lo que pasa, entonces nuestro cerebro trata de encontrar una explicación que le de sentido a lo que estamos experimentando.

El tren de pensamiento --o dicho de otra forma--, la manera en que el cerebro interpreta las cosas varia de una persona a otra, e influye la información que tiene disponible.

Así entonces si alguien gusta de leer sobre cosas asombrosas, ciencia ficción, fantasmas, conspiraciones, profesias o, simplemente, lee las noticias, la interpretación de los eventos que desarrollara, a falta de información certera que los explique, incorporará estos últimos conocimientos para llenar los espacios vacios.

Así tenemos que según algunas personas los grandes sismos de este mes de septiembre se deben a: Las explosiones solares que recientemente se han dado (6 y 10 de septiembre) las cuales de alguna manera provocaron inestabilidad en las placas tectónicas y esto provocó el sismo.

Las recientes pruebas nucleares de Corea del Norte desestabilizaron las placas tectónicas y en consecuencia tuvimos los sismos, Carmen Salinas dijo "Yo creo que la Tierra está enojada por este señor de Corea del Norte el líder, que está aviente y aviente bombas”. Ver Nota aquí.

Las alteraciones del campo magnético de la tierra son la causa de los temblores de septiembre en México. Esta idea sale por una nota publicada en un portal de la NASA en donde acuñan el termino de "temblores espaciales" en dicho artículo científico se hace una analogía sobre la forma de detección las "reverberaciones" del campo magnético terrestre y que se hacen de forma similar a como se detectan los sismos, y donde se dice también que estas vibraciones llegan hasta la superficie de la tierra, pero en ningún punto del artículo se dice que las mismas causan temblores en la tierra.

La Técnica del Fracking para la extracción de petróleo. Los ambientalistas han dicho en muchos foros y desde hace dos años que esta técnica de explotación de petróleo es la causante de los sismos. Aunque no hay estudios concluyentes de que este método de explotación de los hidrocarburos sea causa de algunos movimientos telúricos muy superficiales y de intensidades que son muy difíciles de detectar por el ser humano, la idea se extiende gracias al activismo poco documentado de los ambientalistas.

Y también no podía faltar las manifestaciones paranormales como lo fue el caso de la niña fantasma Frida Sofía en este último sismo del 19 de septiembre de este año, o como lo fue el caso de el fantasma del Niño Monchito en el sismo del también 19 de septiembre, pero de 1985.

Los amantes de las conspiraciones han soltado muchas teorías en las que se afirman que Donald Trump está detrás de este sismo para presionar las negociaciones del TLC, que la corrupción ha llegado hasta las placas tectónicas y de ahí al infinito.

Repetimos la forma de interpretar la realidad dependerá de la información que tengamos a la mano. Si nos gusta leer el Libro Vaquero, la interpretación incluirá balazos.

Si nos gusta leer o ver series sobre narcos culparemos a El Chapo por todos los túneles que ha hecho a lo largo del país.

Pero la única forma de interpretar correctamente la realidad es procesarla con las herramientas que el estudio nos ha dado.

Le aseguro estimado lector que  muchas veces la realidad y el conocimiento superan por mucho a la ficción.

Seguiremos hablando sobre este sismo que ciertamente fue diferente y me hizo volver a recordar que mi esposa tiene unos hermosos ojos verdes.

 

@EnriqueDavilaV