Diez millones
Nutriseg-control-temperatura-concretos

En política y tiempos electorales no hay sucesos inexplicables

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El sorpresivo arresto del exgobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa en un tranquilo hotel de Guatemala tiene una serie de detalles que pudieran explicarlo:

1.- El pasado viernes 14 de abril el presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, hizo una declaración contundente que pocos entendieron: “estamos a favor que los corruptos terminen en la cárcel”. La primera lectura fue el arresto del exgobernador tamaulipeco Tomas Yarrington Rubalcaba. Pero hacia ese día el asunto Yarrington estaba enfriándose.

2.- El viernes también el periodista Joaquín López Dóriga circuló una foto algo borrosa, pero afirmando que se trataba de Duarte y que había sido tomada en un restaurante en Canadá. Horas después, el periodista se disculpó afirmando que las autoridades canadienses le habían reportado que Duarte no estaba en Canadá; y López Dóriga afirmó que autoridades mexicanas le habían confirmado que Duarte estaba en Centroamérica.

3.- El mismo viernes las autoridades mexicanas descubrieron que un vuelo privado había partido del aeropuerto de Toluca rumbo a Guatemala y los nombres de los pasajeros eran reales: los hijos de Duarte, con nombres y apellidos. En plena fuga, lo más torpe es que los familiares del perseguido viajen tan fácilmente y usen sus nombres reales y den como destino el lugar donde se encuentra el prófugo.

4.- Esta semana tendrá que desahogarse el nombramiento del fiscal anticorrupción y el PRI no quiere dejar indicios de protección de corruptos.

5.- El golpe espectacular contra Yarrington no fue su arresto en sí, sino el hecho destacado por el columnista Héctor de Mauleón en El Universal de que ocho escoltas pagados por el gobierno de Tamaulipas habían cuidado al exgobernador hasta hace poco y no habían sido interrogados. El interés de los EE.UU. sobre Yarrington va a destapar la cloaca de las redes políticas de poder de un gobernador vinculado al narcotráfico y sobre todo a Los Zetas. A Duarte le habían descubierto propiedades en los EE.UU. y no faltaba mucho para que las autoridades fiscales le pusieran el dedo a Duarte pidiendo su arresto. Y el arresto y procesamiento en los EE.UU. del fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, aliado del gobernador priísta saliente Roberto Sandoval, había puesto al mandatario en el radar de las autoridades antinarcóticos. No falta mucho para que Trump comience a hablar de un México dominado por la narcopolítica.

Después de que la Interpol, la policía italiana y la policía migratoria (ICI) atraparon a Yarrington, la posición de Duarte era frágil. De acuerdo con algunas fuentes judiciales, Duarte no sólo estaba localizado, sino que ya había sido signada su suerte y sólo era cuestión de oportunidad política para atraparlo. El propio exgobernador parecía saberlo porque no cambió apariencia, se paseaba por lugares públicos y su familia viajaba con nombres verdaderos.

El expediente de Duarte es más caliente que el de Yarrington, porque éste realizó actividades secretas para aliarse con el crimen organizado. En cambio, Duarte es la pieza de un entramado de corrupción con recursos públicos para actividades políticas nacionales en los tiempos políticos del gobierno de Peña Nieto.

Lo que viene ahora es una operación política para control de daños del caso y evitar que el gobernador panista-expriísta-exsalinista-exgordillista veracruzano Miguel Angel Yunes Linares capitalice el arresto de Duarte, porque hay indicios de que la persecución contra el exgobernador le dio bonos para solicitar licencia al cargo en octubre o un poco antes y presentarse como aspirante panista a la candidatura a la presidencia.


Política para dummies: La política es la sensibilidad para saber esperar, esperar y esperar, pero para actuar y no quedarse esperando.

Sólo para sus ojos:

  • Recuerde todos los días el programa “La Agenda” de Carlos Ramírez y Roberto Vizcaíno en la estación radiofónica 1530 de AM en la Ciudad de México. El archivo de programas pasados en indicadorpolitico.mx. Y puede escucharlo en vivo por dispositivos móviles en cualquier parte del mundo a través de extasisdigital.mx y de www.laagendade.com.
  • La Semana Santa enfrío un poco las efervescencias en el Estado de México y podría también alejar la atención nacional de esa contienda. El PAN y el PRD dependen no de sus magras estructuras electorales, sino de construir un escándalo nacional.
  • El cálculo en Los Pinos sobre Nayarit se ha convertido en un dilema: costará más quitar al gobernador Roberto Sandoval por el narco encabezado por su fiscal o aguantar las presiones y mantenerlo, aunque se pierda la elección.
  • Ahora más que nunca el PRD está urgido de un liderazgo político fuerte, porque los problemas en estados están siendo aprovechados por Morena.

 

@carlosramirezh