Diez millones

Carlos Ramírez Hernández

Más allá de Colosio: de 1994 al 2018 neoliberalismo en sucesiones de PRI

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El asesinato de Luis Donaldo Colosio truncó la configuración de un movimiento similar al de la Corriente Democrática de 1987-1988, estableció la prioridad a cualquier precio del modelo económico por encima de la democracia y será el marco de referencia del 2018.

Colosio había pactado con Manuel Camacho Solís apoyo a cambio de la Secretaria de Gobernación para instrumentar una reforma política, o, como le llamaba Colosio: la reforma del poder. De haber sido la política la prioridad de Salinas, entonces hubiera escogido desde el principio a Camacho.

Leer más...

Colosio: disputa Salinas-Córdoba; su asesinato impidió democracia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aunque era hombre del sistema y fue cincelado por Carlos Salinas de Gortari para representarlo en la continuidad del proyecto salinista neoliberal, Luis Donaldo Colosio Murrieta fue asesinado cuando se disponía a abrir el sistema político a una democratización que hubiera acotado el neoliberalismo.

A veintitrés años de su asesinato, los datos consolidados dan otra lectura política. Colosio no iba a romper con Salinas, ni regresaría al PRI al populismo, ni perseguiría a nadie de la familia salinista, ni anularía el neoliberalismo y el tratado con los EE.UU., ni les cerraría la política a los salinistas.

Leer más...

Trump no es conservador; trae contrarrevolución tradicionalista

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como el presupuesto es política pura, el destino del gasto público del gobierno de Donald Trump ha definido ya con claridad los objetivos de su gobierno de cuatro-ocho años: no revivir un movimiento conservador-neoconservador, sino encabezar una verdadera contrarrevolución tradicionalista que ha preocupado inclusive a la derecha institucional.

Hasta ahora Trump ha fijado dos parámetros de referencia: los valores de los puritanos que fundaron los EE.UU. en la primera mitad del siglo XVII y que llegaron en el Mayflower con los valores de la breve republica inglesa de la Revolución Gloriosa que guillotinó al rey Charles I y el objetivo de destruir la revolución liberal de 1963 del gobierno de Lyndon Johnson.

Leer más...

El bonapartista López Obrador es al fin y al cabo un priísta

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Si alguna contradicción domina el comportamiento político de Andrés Manuel López Obrador, es el conflicto de personalidad entre el líder social antisistema con el político institucional prosistema. Más que una síntesis entre ambas, al final en López Obrador se impone la personalidad sistémica. Es decir, el tabasqueño es un priísta típico, como lo demostró como jefe de gobierno del Distrito Federal de 2000 a 2006.

En lugar de buscar el poder para imponer una nueva política, López Obrador ofrece paradójicamente una salida circular a la crisis del sistema político priísta: la reconstrucción del viejo modelo a partir de una base social popular, pero sin compromisos de clase y en función de una estructura social basada en lo lumpen: proletariado y burguesía en sus niveles de marginación, dominantes en la dinámica del conflicto.

Leer más...

Crisis de la izquierda

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La crisis de la izquierda en México debe comenzar con un planteamiento estricto: en México la izquierda no existe, la izquierda socialista se disolvió como ideología en 1989 cuando el Partido Comunista Mexicano (PCM) --ya con el nombre de Partido Mexicano Socialista-- le cedió su registro al expriísta Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano para fundar el Partido de la Revolución Democrática. Ahí la izquierda socialista quedó reducida a cenizas porque la ideología política del nuevo partido fue populista.

Es un poco complicado entender los pasadizos secretos de la política mexicana. La izquierda mexicana ha tenido dos veneros concretos: el movimiento social de la Revolución Mexicana por su proyecto social popular y el socialismo que vino de Moscú. No hubo grandes confrontaciones ideológicas entre el PCM y el sector gobernante sin/con partido, sobre todo porque el discurso oficial gubernamental siempre fue revolucionario no marxista. En cambio, el PCM desarrolló el pensamiento marxista.

Leer más...

2018: proyecto económico detrás del dedazo presidencial

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Aunque en esta etapa preparatoria los análisis sobre la designación del candidato presidencial del PRI para el 2018 se enfocan desde la perspectiva de las élites, en el fondo las decisiones presidenciales en las sucesiones desde 1976 ha sido la economía, la crisis y el modelo de desarrollo.

Y la situación sucesoria en el PRI se coloca en una etapa de emergencia por el proteccionismo de Trump, la revisión crítica del tratado de comercio libre con México y el avance del populismo asistencialista neoliberal de López Obrador. En este sentido, en el 2018 se definirá el futuro del modelo neoliberal instalado en 1977.

Leer más...

PRD-Morena: la izquierda que nunca fue… ni será

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

A pesar de haber nacido con el registro del Partido Comunista Mexicano, el primer paso ideológico del PRD fue liquidar el socialismo como proyecto, de la misma manera en que Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio expulsaron del PRI a la Revolución Mexicana como proyecto. Entre 1989 y 1992, México abandonó la lucha ideológica.

Con la fundación del PRD murió la izquierda como propuesta ideológica socialista, aunque hoy en día cualquier perredista se diga “de izquierda”. Lo peor ha sido que el neopopulismo del PRD tampoco alcanza siquiera algún pequeño espacio de la socialdemocracia. Así, el PRD es un partido sin ideología, populista tradicional al usar el dinero público para programas sociales que se convierten en cautiverio electoral de los beneficiarios de ese asistencialismo.

Leer más...

PRD-Morena disputan como priístas… espacios priístas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El conflicto PRD-Morena no debe analizarse como un asunto de ideas o de proyectos, sino que se debe enfocar como una disputa tardía pero latente de la existencia del PRI: los dos quieren quedarse con el espacio electoral que ha dejado el PRI en los sectores populares que dependen de los presupuestos asistencialistas.

A lo largo de veintiocho años el PRD ha luchado por apropiarse del espacio populista que dejó el PRI en 1992 cuando Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio lo estacionaron en el ámbito político e ideológico del neoliberalismo. Es decir, que el PRD es hijo del PRI progresista, pero PRI al fin; y López Obrador es un desprendimiento de la misma placenta política priísta.

Leer más...

Edomex: la victoria estará en las urnas, no en los medios

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Si bien la estridencia le está abriendo expectativas al PAN, al PRD y a Morena en las elecciones de gobernador del Estado de México, al final de cuentas la victoria estará sustentada en tres variables: el saldo negativo del gobernador saliente, el aparato electoral articulado al sistema y la fragmentación del voto opositor.

En este sentido, los primeros análisis sobre la elección mexiquense favorecen al PRI; y no por ser el mejor partido o tener al mejor candidato, sino porque tiene a su favor las tres variables: Eruviel Avila no es Javier Duarte o Roberto Borge, el PRI estatal es una subsecretaría invisible de la Secretaría de Desarrollo Social y ésta está dirigida por un mexiquense y el voto contra el PRI se va a dividir entre tres opositores y la abstención.

Leer más...

AMLO, tigre de papel; propone un salinismo neoliberal populista

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La incorporación a Morena de políticos priístas y perredistas y de empresarios del viejo régimen está confirmando que Andrés Manuel López Obrador dejó atrás la figura del líder social radical que tomó pozos petroleros, realizó plantones en la ciudad de México y confrontó a la derecha y ahora ofrece una propuesta de gobierno neoliberal exactamente igual a la de Carlos Salinas de Gortari.

El proyecto salinista neoliberal de López Obrador se resume en tres objetivos: Estado populista-asistencialista (Pronasol), economía de mercado (papel dominante de empresa privada) y estabilidad macroeconómica (control de la inflación por el lado de la demanda). Y por la forma en que licitó obra pública entre empresarios cuando fue jefe de gobierno del DF, López Obrador también ha construido su plutocracia.

Leer más...

Tres partidos del bipartidismo: PRI

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Más que un juego de palabras, el título refiere el escenario político nacional: los tres partidos dominantes (PRI, PAN, PRD-Morena) apuntan hacia un bipartidismo PAN-Morena (con ideología del PRI-PRD), pero en el fondo se trata de uno solo: el PRI no como partido con más votos o en el poder, sino el PRI como modelo político nacional: en el poder, PAN, PRD y Morena no son más que una versión churrigueresca (barroquismo exagerado) del PRI como propuesta de poder.

Leer más...

Batalla real del 2018 será por las dos cámaras, no por la presidencia

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La verdadera batalla política en el 2018 no será por la presidencia de la república sino por la primera minoría en el Senado y en la Cámara de Diputados. En el 2000 Vicente Fox ganó la presidencia, pero no el Congreso y tuvo que pactar con el PRI; en el 2006 Felipe Calderón ganó primer sitio en bancadas pero no supo operarlas a su favor; y en el 2012 Enrique Peña Nieto regresó a primera minoría priista legislativa y pudo impulsar el Pacto por México con la oposición.

El PRI fue el pivote de la gobernabilidad en la crisis el PRI y la alternancia 1988-2016, pero a cambio de mantener el modelo priísta de nación. Y ahora se prepara para ganar la presidencia y las dos cámaras.

Leer más...

Edomex: Josefina y PAN en tercer lugar electoral

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El PAN no ha explicado las razones para registrar a Josefina Vázquez Mota como candidata al gobierno del Estado de México porque las cifras pasadas no le alcanzaban: en las presidenciales del 2012, la aspirante panista se quedó en la plaza mexiquense solo con 18.2% de los votos, contra 43.2% de Enrique Peña Nieto y 34% de López Obrador.

A pesar de que habrá candidatos estatales por el PRI y por Morena, los jefes de las campañas electorales para gobernador serán el presidente Peña Nieto y el aspirante 2018 y expresidente legítimo López Obrador. En cambio, Vázquez Mota quedará atrapada en la disputa Margarita Zavala-Ricardo Anaya-Rafael Moreno Valle.

Leer más...

2018 repetirá también 1981: la disputa por el rumbo de nación

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

El año de 1981 fue clave para definir el rumbo del país: mientras el gobierno de López Portillo disfrutaba los últimos meses de precios altos de petróleo antes del colapso, al interior del sistema político priísta se libraba una batalla: definir la candidatura de 1982 entre el proyecto histórico del PRI enarbolado por la aun poderosa CTM y la burocracia neoliberal que quería imponer el modelo del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Se trataba, recogieron Carlos Tello y Rolando Cordera en un libro que hoy merece una relectura, de “la disputa por la nación”. Echeverría había roto la continuidad sistémica en las élites con la designación del administrador López Portillo como candidato y en 1981 se estaba definiendo la nominación del tecnócrata Miguel de la Madrid como el sucesor para 1982-1988.

Leer más...

1994 en el 2018: Salinas quiere el PRI para manejar sucesión

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como la política es el reino de las apariencias, entonces detrás de los reacomodos en el PRI y las pugnas para imponer cargos se localiza una fase de la lucha política por el poder en función del inicio formal del proceso de designación del candidato presidencial. Y ahí reapareció la figura del expresidente Carlos Salinas de Gortari.

Lo que se juega en el PRI no es sólo el mantenimiento de la presidencia de la república que perdió en dos ocasiones y que en el 2012 se la arrebató al expriísta, experredista y priísta retro Andrés Manuel López Obrador, sino que está en juego el proyecto de nación vía el agotamiento del tratado de comercio libre impulsado por Salinas de Gortari y anulado por el presidente Donald Trump. Salinas quiere candidato priísta para su proyecto neoliberal.

Leer más...

PRI 2018: Osorio Chong, la última oportunidad política

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Como los tiempos están adelantados, en el 2018 el PRI enfrentará un desafío similar al del 2000: competir contra una oposición que ha mutado al ADN priísta: Morena y López Obrador y el PAN de Ricardo Anaya y Margarita Zavala-Felipe Calderón han consolidado una transformación genética al PRI populista de Cárdenas, Alemán y Echeverría.

Así, el PRI neoliberal de Peña Nieto va a medirse en las urnas con el PRI populista de Morena y el PAN.

Leer más...