Diez millones
Termometros-refrigeracion-avaly-01

Las (pocas) opciones del PAN

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Para el militante con varios años de panismo a cuestas, es difícil procesar lo que está sucediendo en su partido de cara a la elección interna del próximo 16 de agosto. Las dos opciones para encabezar al blanquiazul no representan a la totalidad de miembros de un padrón que también es cuestionado por lo clientelar de su composición. Adicional a esto, la división interna no es un tema superado y cobrará una nueva factura el mes entrante.

Elección y protesta

No pasó una semana sin que la conformación de la Comisión encargada de organizar la elección interna del nuevo presidente nacional blanquiazul fuera puesta en duda. Uno de los contendientes, Javier Corral Jurado, impugnó el nombramiento de Silvia Garza, Kenia López Rabadan y Marcela Torres Peimbert por haber manifestado anteriormente su simpatía con Ricardo Anaya.

Así, a las dudas de un padrón inflado y al servicio de los intereses clientelares de los grupos que controlan al Partido –y que claramente se alinean detrás de Anaya, como antes lo hicieron con Madero–, se suma la interrogante acerca de la imparcialidad de la Comisión creada para conducir el proceso interno.

Para los propios panistas, no es un secreto que el nombramiento de los comisionados se hizo a partir de intereses de grupo, gracias a un Consejo Nacional que es controlado por el mismo que aún se puede denominar maderista –que también controla a la Comisión Permanente, vale recordar–.

El propio presidente de la Comisión, Héctor Larios Córdova, ha sabido mantenerse en las principales posiciones dentro de la estructura panista sin importar el grupo que controle al blanquiazul. Es el único que puede presumir haber sido coordinador de los diputados federales y de los senadores en distintas legislaturas y con diferentes dirigentes azules. Su nombre, por cierto, suena para ser coordinador de los senadores panistas de acuerdo a fuentes periodísticas.

María Elena Álvarez de Vicencio es otro caso de llamar la atención. Viuda de quien fuera presidente del Partido, Abel Vicencio Tovar, se ha sabido mantener en puestos legislativos y de la estructura panista durante 56 años, durante los cuales ha sido consejera nacional, diputada federal y senadora –por la vía plurinominal en la mayoría de las ocasiones–, así como integrante de la comisión que organizó la elección interna en la que se reeligió Gustavo Madero. Otro detalle que reveló El Universal, es que junto con su familia ha sido parte del Legislativo en un periodo de 57 años.

De los dos integrantes que falta mencionar de la citada comisión, se podría decir que son los extremos: Francisco Garate Chapa ha pasado del infierno a la gloria en distintas ocasiones. Removido de la dirigencia estatal del PAN en el Estado de México, regresó para ganar nuevamente la posición, en la cual se nombró a sí mismo como número uno de la lista de candidatos a diputados locales plurinominales. Fue rescatado por el maderismo para representar al Partido ante el INE y formó parte de la anterior comisión que organizó la elección del presidente del blanquiazul.

Por su parte, Luis Felipe Bravo Mena, exdirigente nacional del PAN, es el único que puede presumir prestigio y no estar alineado al actual bando que controla al Partido, tema que le valió retrasos en su nombramiento como director de la Fundación Humanismo Político que depende del Grupo Parlamentario del PAN en el Senado.

La negativa de Margarita

Así, la Comisión Nacional Organizadora de la Elección del CEN (Conocen) inicia sus labores en medio de muestras de inconformidad y en un proceso que promete polarizarse, lleno de quejas y protestas, así como de algunas desilusiones como la que generó Margarita Zavala al preferir la candidatura presidencial en 2018, que competir por la dirigencia azul este año.

La decisión de Margarita, por cierto, lleva un innegable sello calderonista, pues fue la opinión de su marido la que inclinó la balanza para elegir por cual puesto competir, de acuerdo a fuentes internas, pues la consideración fue acerca de que si buscaba la dirigencia nacional del Partido, la derrota era segura. Lo que no se previó fue el mensaje que se enviaba a los panistas –y a los ciudadanos en general– con este tipo de decisiones.

En resumen, de cara a la renovación de la Presidencia de su Comité Ejecutivo Nacional, el PAN tiene pocas opciones: o el continuador de los grupos que controlan al Partido pero con un rostro juvenil o el legislador que polariza, despierta poca confianza entre los militantes que le conocen bien y que antes apoyó a Madero para luego acusarlo de traición.

Migajas

Un interesante comparativo acerca de la forma en que los dos candidatos a la presidencia del CEN blanquiazul votaron como legisladores.

En entrevista para CNN, Margarita Zavala negó que Felipe Calderón vaya a dirigir su campaña, aunque sí influya en sus decisiones.

Y para que la caballada no esté flaca, ahora que la moda es lanzar candidatos presidenciales, Germán Martínez, exdirigente del Partido, lanza a Manuel Clouthier, diputado federal independiente, como otro prospecto azul para el 2018.