Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Buenos y malos perdedores y ganadores

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los resultados electorales nos dejaron una cauda de reacciones por los candidatos que ganaron y que perdieron. Desde burlas hasta advertencias, pasando por llamados a una reconciliación que se ve difícil alcanzar. Los ganadores y los perdedores de la contienda han tenido la oportunidad de mostrarse tal como son.

Enredados

Las redes sociales han mostrado la calidad de los ciudadanos que apoyaron alguna de las opciones electorales que se presentaron en las campañas recién concluidas.

Si bien es válido que los ganadores presuman que llevaron a la victoria a su candidato, lo que no se vale es que ahora ellos quieran restregar en las caras de las  personalidades virtuales un triunfo que es común en toda competencia electoral.

Porque en las elecciones hay quién gana y quién pierde, pero eso no da derecho a amenazar a quien no obtuvo el primer lugar.

De igual manera, reclamar un desastre por la mala decisión tomada en las urnas, antes de que el nuevo gobierno entre en funciones, es algo que no tiene muchas bases, a menos que se quiera adoptar el papel de oráculo.

Así, en la semana posterior a la votación se ha visto un curioso catálogo de reacciones por el triunfo del candidato presidencial de Morena.

Algunos de sus seguidores, pidieron a quienes expresaron que se irían del país si López Obrador ganaba, que no se tarden en hacer maletas, en especial a la actriz Galilea Montijo, quien ha tenido que salir a aclarar que no afirmó eso.

Otros hacen un llamado a los “derechairos” a serenarse y a utilizar algún medicamento por el “ardor” de la derrota.

Pero más tardaron en escribir estos mensajes que en mostrar decepción por algunas decisiones que el candidato ganador ha tomado.

El anuncio de que Manuel Mondragón y Kalb sería llamado al equipo de seguridad pública del gobierno entrante, provocó desde reacciones de rechazo hasta algunas posturas de que no se tendrá el cambio esperado.

Tal y como lo expresó en un comunicado el EZLN, que se une a los escépticos del cambio prometido por el candidato ganador.

Un poco antes, los anuncios de quién será el nuevo secretario de Hacienda, hicieron a muchos levantar la ceja cuando afirmó que se mantendría la estabilidad macroeconómica, lo que equivale a que no habrá cambios en el modelo de desarrollo, con todo lo que ello implica.

Pero no fue lo único, porque también aseguró que el precio de la gasolina se ajustaría con la inflación.

Y, en medio de la ola de decepción por los recientes anuncios, qué decir del tuit de Gerardo Fernández Noroña respecto a la propuesta de que Germán Martínez Cázares, exdirigente panista, sea el nuevo director del IMSS.

Fernández Noroña se quejó de la falta de conocimiento y de sensibilidad de quién ha sido propuesto para dicho Instituto.

Podremos cerrar este apartado con el anuncio de que podría no haber un fiscal autónomo, algo que provocó numerosas quejas en redes, en tanto que la otra propuesta de que el sacerdote Alejandro Solalinde sea el nuevo encargado de la CNDH, recordó que no hay compromiso con el Estado laico.

Esto ha provocado que muchos de los ciudadanos que votaron por otras opciones se sientan con derecho a insistir que hubo un pacto para que ganara el tabasqueño, que en realidad no representa el cambio y de qué se acudió a las urnas decidiendo más con el hígado que con el cerebro.

Y es que luego de una campaña polémica en la que los seguidores de los diferentes candidatos presidenciales se dieron hasta con la cubeta, pese a los llamados a la reconciliación, es lógico que el enfrentamiento prosiga incluso con los mismos argumentos usados antes del día de la votación.

En medio de este panorama, que empresarios se hayan reunido con el candidato ganador, ha generado mensajes de beneplácito, pero también burlas o comentarios de que estos personajes son más bien acomodaticios.

Comentarios similares estén recibiendo algunos periodistas que dejaron de criticar o atacar al abanderado de Morena, para empezar a elogiarlo, algo que ha provocado observaciones negativas en redes sociales.

En resumen, el proceso electoral no sólo dejó una derrota para los partidos tradicionales, algo que se venía asegurando sucedería desde antes de las campañas mismas, sino también una legión de malos perdedores y ganadores.

Es una lástima que las redes sociales no ayuden a potenciar lo mejor de nosotros, sino a sacar nuestro lado más negativo. Pero eso sucede cuando buena parte de los usuarios que participan de la conversación pública son en realidad activistas de una causa.

 

Del tintero

Más allá de un fraude que no ha sido probado y un candidato perdedor que seguirá los pasos de otros para convertirse en la piedra del zapato de la nueva gobernadora de Puebla, hay que hacer notar que es la primera panista en la historia del blanquiazul en alcanzar tal posición. Pocas felicitaciones por esto ha recibido Martha Erika Alonso, como si esto no fuera un motivo de reconocimiento en el partido.

@AReyesVigueras