Diez millones

El menos malo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando a una elección se presenta un candidato acusado de irregularidades, otro de solapar actos de corrupción, uno más de hacer trampa para reunir los requisitos para la candidatura y otro de simular fuentes de ingreso y aliarse con quien sea con tal de ganar, es claro que para el elector el panorama se complica al momento de decidir su voto.

Opción cancelada

El actual proceso electoral presenta un dilema para los votantes: elegir a alguien de la clase política, quienes representan la continuidad de muchas de las políticas que no han dado resultado, o abstenerse.

Si revisamos los antecedentes de los candidatos que se presentarán en la boleta electoral, nos daremos cuenta que si lo que buscamos es un presidente que, en verdad, resuelva los problemas que tenemos en el país, nos daremos cuenta que la expectativa no se cumplirá.

Pese al activismo de los seguidores de los abanderados, no hay pruebas de que dieran resultados positivos en el pasado, no al frente de cinco secretarias de Estado, ni en el gobierno de la capital del país, mucho menos desde posiciones menores en la administración pública o en la casa presidencial.

Por lo tanto, no debe ser sorpresa su el abstencionismo se eleva en julio próximo, porque los electores se dan cuenta de que las opciones, pese a la guerra verbal, son más de lo mismo.

Pero como alguien tiene que ser electo, quienes acudan a las urnas lo podrían hacer por el menos malo. Esto significa que realmente el votante no tiene elementos para comparar ofertas de campaña, trayectorias, ideas y posturas que se contrasten en los debates o en las entrevistas de prensa.

El ruido que los seguidores hacen en medios y rede sociales, es otro elemento que no permite la toma de decisiones más serena, pues muchos tratan de influir con recursos propagandísticos, lejos de cualquier tipo de razonamiento.

Así, pese a todo lo que se pueda decir de los candidatos a la “grande”, el problema es que ninguno representa una opción verdadera, aunque la campaña servirá para que nos demuestren lo contrario. El problema es que se si utilizarán esta etapa del proceso electoral para atacar a sus contrincantes, pues el ciudadano tendrá menos oportunidad de tener elementos objetivos para decidir su voto.

 

Nutriseg-control-temperatura-compostas

Los candidatos que merecemos

Otra faceta de las elecciones que vale la pena considerar, es si tenemos los candidatos que merecemos. En un contexto en el que nadie se salva de acusaciones o de no cumplir con las expectativas, nos debemos preguntar si este tipo de candidaturas no son resultado del país que somos.

Es decir, queremos candidatos que luchen en contra de la corrupción, pero nos dedicamos al robo hormiga de artículos de oficina en nuestro trabajo o en sobornar con ”regalitos” a los maestros de nuestros hijos; queremos que impere el Estado de derecho, pero nosotros no somos capaces de respetar ni una señal de transito; exigimos eficacia en nuestros gobernantes, pero nada hacemos por exigir un servicio eficiente en comercios o con prestadores de servicios, mucho menos lo otorgamos si atendemos al público; queremos que el gobierno sea eficiente y no nos haga perder tiempo, pero en nuestro trabajo le dedicamos más tiempo a platicar con los compañeros o al Facebook que a nuestras tareas.

Vivimos en un país que simula hacer algo cuando en realidad sólo se está atento a sus propios intereses, igual que nuestros políticos.

Veamos algunas de las propuestas de nuestros candidatos, en especial las que se relacionan con el combate a la corrupción.

Uno de ellos ha dicho que basta con el ejemplo del presidente, pues los gobernadores hacen negocio con el permiso del titular del ejecutivo federal.

Otro ha señalado que terminará con el fuero, ese elemento que ha motivado la integración de ciertos personajes ligados al sindicalismo oficial que están siendo señalados por irregularidades, por lo que es difícil que ellos mismos aprueben la medida.

Otro ha asegurado que pedirá la formación de una comisión internacional que investigue este tema, pero en su paso por la presidencia del partido y de la Cámara de Diputados nada hizo por investigar las denuncias de “moches”.

Y la independiente, ha dicho poco sobre el tema, evadiendo dar respuestas a escándalos como los de la Estela de la Luz y otros negocios al amparo de Pemex de colaboradores de su esposo, aunque diga que no le tocó ese asunto.

En fin, nada concreto acerca de este asunto, ni una propuesta más articulada que pueda entusiasmar al electorado, a excepción de encarcelar al actual inquilino de Los Pinos, algo que se dirige más a la parte emotiva del ciudadano y que pudiera no hacerse realidad.

 

Del tintero

A punto de arrancar las campañas electorales, aún nada para nadie, las posiciones se pueden mover en abril, incluso con algunas sorpresas.

@AReyesVigueras