Diez millones

Por México al frente

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Se registró la alianza electoral entre PAN, PRD y MC el pasado viernes 8 de diciembre. Atrás quedaron múltiples especulaciones acerca de su fracaso, así como el deseo de conocer los planes de Ricardo Anaya y lo que sucedería en el sol azteca, pues las dirigencias de los primeros institutos políticos —al parecer— han entrelazado sus destinos rumbo a la elecciones del 2018.

Crónica de una candidatura anunciada

La alianza que involucra al partido naranja, al blanquiazul y al negro-amarillo se ha concretado a pesar de los deseos y vaticinios de su fracaso. El reparto de las principales candidaturas —la presidencial y la de la jefatura de gobierno de la CDMX—, se acordó que fueran para el PAN y para el PRD, respectivamente.

Pero esta parte de la historia no se entendería sin tomar en cuenta los episodios que tuvieron lugar unos días antes de que Alejandra Barrales, Dante Delgado y Ricardo Anaya acudieran al INE a registrar el acuerdo electoral bajo el nombre de "Por México al Frente".

La semana previa, Miguel Ángel Mancera amenazó con no participar si no se definía un método democrático para elegir al candidato presidencial, además de que el Tribunal Electoral ordenó al PRD a renovar su dirigencia nacional.

En columnas y espacios de opinión se podía leer acerca del fracaso del Frente, en tanto que en redes sociales no faltaban las burlas acerca de cómo terminaba una idea promovida desde las presidencias de tres partidos que tienen poco en común.

Pero una reunión entre Ricardo Anaya y Miguel Ángel Mancera abrió la puerta para que el proyecto se registrará, permitiendo que el PAN designará candidato presidencial y el PRD al de la jefatura de gobierno de la capital del país.

Anaya, el pasado sábado 9 de diciembre, presentó ante la Comisión Permanente del blanquiazul su renuncia para participar como precandidato, quedando al frente del partido el secretario general Damián Zepeda, como lo marcan los estatutos.

El mismo día, el PRD elegía a Manuel Granados como dirigente nacional. Granados Covarrubias renunció a la consejería jurídica del gobierno de la CDMX, con lo que el grupo de Mancera se queda con el control del partido. El nuevo equipo que encabeza al sol azteca, anunció que continúa con la línea de alianzas electorales.

Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Hasta este punto, queda claro de que temas platicaron y acordaron Anaya y Mancera. Este último anunció ese mismo sábado que no participaría en la búsqueda de ser el candidato presidencial.

Para cerrar el sábado, el PAN confirmó que elegirá a su candidato presidencial y al del Frente mediante una elección interna con sus militantes, para lo cual se dispone a organizar a su Comisión Electoral, misma que será la encargada de conducir el proceso interno.

Hasta el cierre de esta columna, sólo Juan Carlos Romero Hicks había manifestado su intención de participar, quedando pendiente la decisión de Ernesto Ruffo y Rafael Moreno Valle.

En el próximo capítulo

Varios son los retos del Frente para el futuro cercano. Si bien son dueños de su propio destino, la precampaña deberá ser lo suficientemente creíble para lanzar a un candidato competitivo, además de garantizar que tanto el PRD como el PAN mantengan a sus militantes motivados para votar por el abanderado que resulte del proceso.

Si, finalmente, Anaya gana la candidatura, puede convertirse en un dolor de cabeza para la administración de Peña Nieto y para López Obrador, quienes lo que menos quieren es enfrentar —especialmente es un debate—, al exdirigente azul.

Hasta el interior del blanquiazul, queda pendiente alcanzar acuerdos con los gobernadores panistas y con algunos liderazgos estatales que pudieran seguir con la intención de apoyar a Margarita Zavala, como es el caso de José María Martínez de Jalisco.

Como comentó en su columna del pasado viernes 8 de diciembre Carlos Ramírez, se espera que la campaña electoral 2018 sea la más sucia de la historia y Ricardo Anaya lo parecerá en carne propia, como sucedió con Manuel Espino cuando ganó la presidencia del partido o como Gustavo Madero cuando lo dirigió, y es que han ido contra los deseos de un grupo que se sintió dueño del PAN a partir de 2006 y repartió cargos entre amigos e incondicionales, eso que ahora crítica la aspirante independiente Margarita Zavala.

Migajas

Luego del registro, surgió una cuenta en Twitter autodenominada Por México al Frente, @PorMexicoFrente, que tiene como avatar una fotografía de Ricardo Anaya.

Uno de los más molestos con la precandidatura de Anaya y con todo el asunto del Frente —y porque su esposa no fue la candidata y hoy se ubica muy abajo en las encuestas—, es Felipe Calderón que vía Twitter lamentó la llegada de Damián Zepeda a la presidencia del PAN, incluso llamándolo #PatanZepeda.