Diez millones

Estrategia o impulso

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En el contexto de la renuncia al PAN de Margarita Zavala, ha salido a relucir el tema de una presunta estrategia en la que ella es un elemento central. El problema es que al ver los argumentos que se dan para explicar las razones de esto, empezamos a ver que en tanto para algunos es muy claro que la jugada favorece al PRI, para otros es muestra de que lo único que se busca es alcanzar el poder.

Entre teorías de la conspiración

En coyunturas como la que vivimos actualmente, es evidente que las interpretaciones abundaran al momento de tratar de explicar por qué suceden los acontecimientos que afectan al escenario político. Algo de esto ocurre respecto a la renuncia de Margarita Zavala al PAN, acerca de lo que se ha escrito ya mucho y con muy diversas versiones de qué hay detrás de esta decisión.

Se las resumo brevemente. Para algunos, Zavala renunció ante la imposibilidad de obtener la candidatura presidencial en el blanquiazul, pese a encabezar las encuestas, por lo que la culpa recae en Ricardo Anaya por los obstáculos que le puso en el camino.

Otra versión apunta a que Margarita sabía que era imposible convertirse en candidata, en especial en el marco del Frente Ciudadano por México, por la negativa de los otros institutos políticos que lo conforman y que si se iba a una elección o a encuestas, no lograría ser la abanderada, además de que el plazo para registrarse como independiente se terminaba, por lo que tomó la decisión de renunciar a 33 años e militancia azul.

Otra más apunta a una acuerdo entre el calderonismo y el PRI, que viene desde 2012, por lo que ante los obstáculos que se encontraba en el PAN, Margarita Zavala optó por renunciar para, el año entrante, recibir el apoyo del aparato del gobierno federal para ganar la elección, por lo que el tricolor postulará a un candidato a modo –que puede ser Meade o Nuño–, para cerrar el paso a López Obrador.

Una versión más indica que es parte de una estrategia del PRI, pero para dividir a la oposición –a manera de cómo se dieron las cosas en el Estado de México en la pasada elección para renovar la gubernatura–, con lo que Zavala se convierte en el principal instrumento para dañar al principal partido de los que conforman el Frente Ciudadano por México, además de que con esto se fortalece la opción de José Antonio Meade para convertirse en candidato del PRI, pues es bien visto tanto por panistas como por priístas y recibiría el apoyo de quienes hoy alientan la causa de Margarita, quien con toda posibilidad se desinflará en la campaña.

Finalmente, tenemos la interpretación de que la negativa que recibió de parte del presidente del PAN, fue el pretexto para continuar con el deseo de participar, a como diera lugar, en la campaña electoral 2018, pues desde hace tiempo Margarita –y su esposo, Felipe Calderón–, insistían en que ella debía ser la candidata presidencial de Acción Nacional porque encabezaba las encuestas. Quienes apoyan esta trama, alegan la forma en que el michoacano dominó al partido durante los seis años en que fue presidente de la república, pues logró expulsar a Manuel Espino, imponer a dos dirigentes nacionales y enfrentó a quien dirigió al blanquiazul en la parte final de su sexenio, Gustavo Madero, por lo que tratar de imponer a su esposa –como lo hizo con Germán Martínez–, era una tendencia que se veía venir.

Quizá algo de razón tengan estas versiones acerca de lo que hay detrás de la salida de la exprimera dama del partido en el que inició su carrera política, el problema es que cuando como lectores nos encontramos con este tipo de interpretaciones en medios de comunicación y redes sociales, además de los defensores que sostienen alguna de estas teorías, el resultado es más confusión y no la certeza de que estamos sabiendo lo que sucedió, al menos no nos dan elementos para formarnos un juicio.

Así, habrá que esperar a que pase el tiempo para conocer cual de estas ideas se apega más a la verdad, en tanto seguiremos leyendo y escuchando a quienes buscan defender alguna de estas versiones, lo que nos lleva a otro asunto que tampoco abona al conocimiento de los hechos públicos, especialmente en redes sociales.

En este ámbito, pululan los activistas que más que ayudar a comprender lo que sucede en nuestro entorno, se dedican a propalar tesis que convienen a sus intereses, sin reconocer que tienen un objetivo que cumplir y que este está alejado de la información. Es por eso que tratan de imponer sus opiniones y atacan a quienes tengan una diferente.

 En tanto se aclaran las cosas, es mejor leer todo lo que se publica de un tema, disfrutar de las diferencias y tratar de encontrar quien le atinó a la realidad.

Del tintero

Nuestro compañero de página y columnista del Diario Cambio, Arturo Rueda, apuntó en su columna del lunes pasado los mensajes vía Whatsapp que se enviaban a panistas respecto a la salida de Margarita Zavala: ““Felipe y Margarita trabajan para Peña Nieto, ¿tú los quieres ayudar?” Eso explica, en parte, porque no ha habido desbandada.

 

@AReyesVigueras