Diez millones
Nutriseg-termometro-cooper-1246-02c

Nada hay más justo que el azar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La incorporación de sorteos como método de selección de candidatos por parte de Morena, aunque ha sido tomada como algo de poca seriedad y más en el plano de la improvisación, podría ser en realidad una forma de rescatar a la democracia mexicana, pues por lo que se aprecia en los demás partidos, se trata de un tema en el que además de ponerse de acuerdo puede ser motivo de divisiones internas.

La vida es una tómbola

Los partidos políticos nacionales se encuentran debatiendo la manera de elegir a sus candidatos, no sólo el presidencial, sino los miles que competirán en los comicios del próximo año. Las proyecciones de que esto puede ser motivo de divisiones internas y de que aumente el número de abanderados independientes, no se han hecho esperar y es que hay algo de razón en la previsión.

Es por lo anterior que habrá que ver lo que está haciendo Morena en este rubro, al incorporar los sorteos como uno de los métodos para determinar quienes serán candidatos, lo que ha generado alguna polémica por este mecanismo.

En una de sus columnas, nuestro compañero de páginas Arturo Rueda apuntaba que no es nuevo este recurso, aunque enmarcando esto en el tema de lo que llamó la democracia salvaje de dicho partido. “Otro factor que le otorga cierto grado de salvajismo a la democracia interna de Morena es el sorteo, una fórmula de designación política aceptada por la democracia de los antiguos en Grecia pero despreciada por la democracia representativa de los modernos. Para muchos resulta inaceptable la designación de los perfiles, pero como respondían los atenienses: ¿acaso hay algo más justo que el azar?”, escribió el columnista poblano.

Retomando este argumento en un contexto en el que más de un aspirante cree tener los merecimientos suficientes para ser candidato y recorriendo el camino desde hace algunos años, nos debemos preguntar si no es mejor que se sometan a un sorteo para definir quien representará al partido en las próximas elecciones.

Y esto porque las otras opciones manejadas son igual de azarosas, pues está visto que eso de descartar la elección interna para elegir al candidato es una tendencia que se está instalando en la mente de muchos dirigentes partidistas.

Así que las opciones que se barajan al interior de algunos partidos es recurrir a encuestas para designar al candidato. Morena dará a conocer el resultado de la que mandó aplicar para el caso de su abanderado que buscará la jefatura de gobierno de la Ciudad de México.

En el PAN también se contempla recurrir a una batería de encuestas para definir a su candidato presidencial y, si se concreta el Frente Amplio, también se podría recurrir a esta manera para elegir.

Y en este contexto, se podría recurrir a un sorteo para definir quien será el candidato, al menos en el caso de Morena no ha generado mayores fracturas internas que hagan peligrar al partido y su futuro inmediato.

Claro que esto debe ser buen llevado y sin dados cargados para alguno de los participantes. En principios, este mecanismo podría ahorrar mucho dinero que ahora se utiliza en procesos internos o en levantar encuestas, podrían participar todos los que lo deseen, de acuerdo a los lineamientos que establezca el partido, además de que el sorteo mismo podría servir para posicionar a los ganadores si se transmite en vivo a través de los medios de comunicación que se quieran sumar a la transmisión.

Así, los partidos harían bien en considerar este mecanismo en lugar de burlarse de Morena y su innovación, pues nada garantiza que luego de una elección interna o de dar a conocer el resultado de la encuesta, el o los aspirantes derrotados se inconformen y dejen el partido. Claro que en un sorteo tampoco hay garantía de que esto no suceda, pero al menos repetir este proceso es barato, por lo que no se podría alegar que estuvo amañado.

Esto también podría acabar con el dispendio que los actuales aspirantes están realizando tratando de darse a conocer por todo el país con recursos que no sabemos de donde salen o, los pocos que informan, lo hacen dejando una serie de dudas acerca de quien los está financiando.

Si la idea es reducir el costo de la democracia mexicana, este podría ser una buena opción, a menos de que haya la intención de mantener las cosas como están para preservar ciertos negocios y privilegios para grupos que controlan a los partidos.

Al menos en el papel la idea luce atractiva, a no ser que en Morena nos cuenten su experiencia con este método y reconozcan si les ha ido mal, pues en este caso tendremos que seguir padeciendo campañas adelantadas disfrazadas para no violar la ley.

Sigo creyendo que un sorteo es mejor que todo el circo que tenemos que presenciar durante varios años antes de los comicios.

Del tintero

Mañana Morena dará a conocer el resultado de su encuesta para definir a su candidato a jefe de gobierno de la Ciudad de México. Se esperan inconformidades y denuncias, sobre todo si Ricardo Monreal no es el elegido, así como la bienvenida en otra fuerza política si el vaticinio de que todo está listo para ungir a Claudia Sheinbaum se hace realidad.

 

@AReyesVigueras