Diez millones

El INE en problemas internos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Pese a los cuestionamientos que he tenido por el tema de fiscalización, cómo se vio en la elección de Coahuila, el INE ahora se mete en más problemas con la ayuda de Morena, pues buena parte de los empleados que trabajan en esa área —algunos con décadas de antigüedad, incluso—, podrían engrosar las filas del desempleo por una serie de decisiones tomadas en las últimas semanas que, extrañamente, podrían dar lugar a que contrate a personal que proviene de algunos partidos políticos.

Extraña decisión

Pese a ser un año con procesos electorales en marcha, y previo al inicio del federal para las elecciones del 2018, el INE ha permitido que un partido se inmiscuya en su vida interna y amenace con el desempleo a parte de su personal.

Al interior del Instituto se había tomado la decisión, formalizándola en un acuerdo, de que el personal que laboraba por honorarios sería incorporado al servicio electoral profesional de carrera. Algunos de estos empleados venían laborando bajo esta forma de contratación desde hace varios años, por lo que se esperaba que se cumpliera el objetivo, pero Morena impugnó el acuerdo y el Tribunal Electoral le dio la razón, por lo que se tuvo que establecer un concurso de selección para contratar a personal del área de auditoría, que parece ser que será en donde más despidos se den.

Lo anterior en razón de que en anteriores concursos, el plazo entre la emisión de la convocatoria y el examen era de varios meses. Ahora sólo tuvieron un par de semanas para estudiar, lo que se tuvo que combinar con el trabajo que demanda el Instituto.

Pero esa no sería la única sorpresa a la que se enfrentarían los empleados. Al examen se presentaron antiguos compañeros que están laborando en algunos partidos políticos, algo que por normatividad está prohibido, así como ex trabajadores que se encontraban en el despacho de Alfredo Cristalinas, exresponsable del área de fiscalización.

El cuadro se completaría al darse a conocer los resultados, pues del total de trabajadores un contado número aprobó el examen. Para el resto sólo hubo una advertencia, se quedarán hasta el 30 de septiembre, pese a que el actual titular de la Unidad, Eduardo Garza, había asegurado —de acuerdo a testimonios de trabajadores que platicaron con este reportero— que no era conveniente hacer tal movimiento en pleno inicio del proceso electoral 2018.

No obstante, todo apunta a que él área de fiscalización tendrá movimientos en su plantilla a causa de lo que muchos consideran intromisión de Morena en las decisiones del INE y las consecuencias que esto está teniendo.

Si bien los afectados recurrieron al Tribunal Electoral, éste terminó ratificando la decisión de establecer el concurso, no atendiendo los reclamos acerca de la manera en que se llevó a cabo, así como otros argumentos, mismos que ponían en peligro —como finalmente está sucediendo— las plazas laborales del personal de auditoría.

Las dudas acerca de esto se mantienen, en principio con la pregunta acerca de cuál era la razón de Morena para impugnar un acuerdo interno del Instituto, así como el motivo para que el INE rompiera con la manera en que había llevado a cabo procesos similares —plazos cortos entre la emisión de la convocatoria y la realización del examen, además de no aligerar las cargas de trabajo—, además de permitir que se violaran prohibiciones expresas en lo relativo a contrataciones.

Termometros-refrigeracion-avaly-01

Así, por el momento, hay un grupo de empleados con la amenaza de perder sus empleos, una experiencia de trabajadores especializados de un área sensible que seguramente se perderá y la preocupación ciudadana de lo que nos espera en los próximos comicios ante tantas decisiones erróneas del INE.

Platicando con algunos de los afectados, comentaron que ahora el ambiente es de zozobra y que eso pudiera dar lugar a que el proceso de fiscalización se convierta en algo con errores continuos, lo cual luego de lo sucedido en la elección de Coahuila podría generar más problemas.

Desde julio pasado, fecha en la que dio a conocer al acuerdo para ocupar las vacantes, y el 13 de agosto, en que se realizó el examen, el personal no dejó de laborar, lo cual no se tomó en cuenta. El INE se lava las manos y podría contratar a empleados que vienen de laborar para algunos partidos, algo que va en contra de sus propios lineamientos, pero que demuestra quien manda en realidad al interior de la autoridad electoral.

Del tintero

Por cierto, los empleados afectados aseguraron que después de este episodio han considerado no votar por Morena. Parece un mal chiste, pero luego de ver cómo un partido se impone al propio INE en su propia cancha, previo a unas elecciones que se esperan muy complejas, no se puede esperar que el árbitro electoral actúe como tal, lo cual es una mala noticia para los ciudadanos.

 

@AReyesVigueras